2-0: Juega como sabe, gana como debe

Por  21:00 h.

Sevilla FC: Luis Fabiano dispara para lograr el primer gol de la tardeEl Sevilla FC ha logrado una importantísima victoria frente al Villarreal merced a dos goles de la pareja más goleadora de España, Luis Fabiano y Kanouté, cada uno de ellos en cada periodo del tiempo reglamentario. Todo ello en un encuentro en el que el conjunto sevillista cuajó una muy buena actuación ante un rival que llegaba como un tiro, aupado a la segunda posición y con ecos de alternativa a campeón de Liga. Sin embargo, nunca dio verdadera sensación de poder evitar la victoria del ‘once’ nervionense, muy bien plantado en el campo y manejando con soltura, decisión y acierto la pelota.

La puesta en escena de los locales presentaba la variante en el centro del campo del argentino Federico Fazio, ausente de la titularidad desde enero, y eso como central. No obstante, la actuación del espigado internacional albiceleste daba la razón a Manolo Jiménez de colocarlo como sustituto de Poulsen, erigiéndose en la referencia en el centro del campo junto al trabajo y toque de Keita y Renato, la otra novedad de salida con un único punta, Luis Fabiano.

Sería el pichichi del campeonato el que perforaría la meta defendida por el guardameta castellonense Diego López. Balón largo de Daniel Alves para el de Campinas, que se desmarca de su par y, solo ante el portero, fusila por bajo. Llegaba el primero, y podía haber llegado alguno más, pero el marcador no se movería hasta la segunda mitad.

En los segundos 45 minutos el Sevilla no levantaba el pie del acelerador, y continuaba jugando como realmente sabe: una banda derecha excepcional, un centro del campo que no pierde el mando y un ataque que siempre da sensación de peligro. Incluso la defensa estaba muy correcta, con un solvente Mosquera y un sobresaliente David Prieto, demostrando que tiene madera de jugador de primer nivel.

El gol de la tranquilidad no llegaba y parecía que la grada terminaría lamentando tantos fallos, ya que el Villarreal apretaba y también creaba juego y ocasiones. Sin embargo, cerca del final, Jesús Navas –muy destacado esta tarde— entraba en el área y, después de probar fortuna con su disparo, recuperaba la pelota y driblaba al portero, que le derribaba cometiendo un penalti que Kanouté se encargaba de anotar. 2-0, victoria del Sevilla y misión cumplida, ya que aunque aún no se ha logrado nada –la Champions sigue a cinco puntos— se ha logrado lo que debía hacerse de aquí a final de Liga: ganar los tres puntos en cada partido.

Redacción

Redacción