Kanouté decidió en el sopor

Por  21:45 h.

Victoria por la mínima del Sevilla esta noche ante la Real Sociedad en un encuentro que no destacó por su brillantez pero que, gracias al tanto de Kanouté, dan tres puntos más a los de Marcelino. El equipo sevillista no estuvo lúcido en la creación pero firme en defensa ante un conjunto vasco que no lanzó a puerta en todo el partido. Tres puntos que mantienen al Sevilla en lo alto de la tabla.

Sevilla FC 1 R.Sociedad 0
1 – Sevilla FC
Varas; Coke, Spahic, Escudé, F. Navarro; Navas, Medel, Trochowski (Rakitic, m. 73), Perotti (Armenteros, m. 82); Kanouté (Manu del Moral, m. 69) y Negredo.
0 – Real Sociedad
Bravo; Carlos Martínez, Demidov, Martínez, De la Bella; Aramburu (Illarramendi, m. 70), Mariga; Xabi Prieto (Cadamuro, m. 30), Zurutuza (Aguirretxe, m. 77), Griezmann; e Ifrán.
Goles
1-0, m. 52, Kanouté.
Árbitro
Teixeira Vitienes (C. Cántabro) amonestó a los sevillistas Coke, Escudé y Spahic; y a los realistas Mariga y De la Bella.
Incidencias
Unas 35.000 personas en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Terreno de juego en perfectas condiciones y buena temperatura. Partido correspondiente a la 4ª jornada de la Liga BBVA.

Un lanzamiento de Trochowski desde fuera del área fue lo más peligroso del encuentro hasta los 35 minutos del encuentro, lo que resume que el juego no daba mucho de sí por una y otra parte. Con alternancia en el dominio de la pelota, con más minutos para los sevillistas, ambos equipos eran incapaces de superar la barrera táctica mostrada por el rival. Trochowski, muy participativo, no terminaba de encontrar ese pase que dejara francos a los delanteros para romper la igualdad.

Los visitantes no inquietaron a Javi Varas en toda la primera mitad, a pesar de que Ifrán traía de cabeza a Escudé, que pasaba apuros en la marca. Tanto le costaba a los de Marcelino que la ocasión más clara del Sevilla fue un disparo con la izquierda de Medel que Bravo desvió con la punta de los dedos a córner. Minutos después Navas también dispuso de un mano a mano con el cancerbero chileno que este desvió a saque de esquina. Los últimos minutos habían animado algo un partido que era de los que aburrían sobremanera por su excesivo rigor táctico.

La segunda mitad siguió el mismo guión hasta que Kanouté, siempre efectivo, recibió un balón cedido con la cabeza por Negredo para batir por bajo a Bravo. Lo más difícil estaba hecho. La Real, sin crear peligro, estaba siendo un rival poco temible. Sin embargo, lejos de animar a uno u otro equipo, el encuentro no varió ni un ápice. Marcelino comenzó a mover el banquillo a 20 minutos del final para darle algo de frescura al ataque de su equipo, retirando del campo a un cansado Kanouté por Manu del Moral, y a Rakitic por Trochowski.

El conjunto local, limitándose a controlar el balón, podía encarar la recta final de encuentro con relativa tranquilidad. La ocasión para matar el partido ya llegaría. Manu del Moral estuvo cerca de lograrlo pero su remate a pase de Armenteros no estuvo acertado. Tampoco Negredo en la última del encuentro. Al final victoria merecida por los méritos contraídos por uno y otro equipo, en un choque que no pasará precisamente a la historia por su brillantez.