Kjaer, con el brazalete de capitán danés, protesta una acción durante el Dinamarca-Irlanda jugado en Copenhague (Foto: Reuters)
Kjaer, con el brazalete de capitán danés, protesta una acción durante el Dinamarca-Irlanda jugado en Copenhague (Foto: Reuters)

Kjaer, en problemas con Dinamarca

Un anuncio protagnizado por el sevillista viola el Código de Ética de la FIFa, algo que podría acarrerle incluso algunos partidos de sanción

Por  17:42 h.

La Federación Danesa de Fútbol (DBU) reclama 500.000 coronas (unos 67.000 euros) al capitán de su Selección Simon Kjaer, defensa del Sevilla, y lo hace por considerar que el futbolista ha violado un acuerdo publicitario con el equipo nacional. Kjaer apareció en un anuncio publicitario de la compañía de juegos Nordicbet vistiendo una camiseta roja y pantalones cortos blancos, los colores de la ‘Dinamita Roja’.

La DBU cree que llevar sus colores le sitúa como futbolista de la selección y que sólo la Federación tiene derecho a explotar esos derechos comerciales, que por cierto ya tiene comprometidos con otra casa de apuestas, Danske Spil. “Si hay campañas que violan los derechos comerciales de la Copa del Mundo, tendremos que responder de inmediato”, dijo el director comercial de la Federación, Jesper Lind Andersson.

Pero esta petición de 67.000 euros podría ser una nimiedad si la FIFA decide entrar en el caso. Preguntado por el Jyllands-Posten, el abogado experto en derecho deportivo Jens Bertel Rasmussen aseguró que la publicidad realizada por Kjaer justo antes del Mundial “viola el Código de Ética” del máximo organismo futbolístico internacional, según el cual “está prohibido participar, directa o indirectamente,en algo relacionado con apuestas, loterías o transacciones similares sobre partidos de fútbol”.

“Este Código de Ética está dirigido a participantes en eventos de la FIFA, como Dinamarca en el Mundial. La sanción puede ir desde una multa a una sanción deportiva”, afirma Rasmussen. Es decir: que Kjaer se pudiese quedar sin disputar el torneo de Rusia o algún encuentro de los previstos.

El problema al que se enfrenta el defensa del Sevilla, que es la figura más importante en el vestuario danés, ha viciado el ambiente en la selección. El veterano Kvist, como portavoz del equipo, llegó a afirmar que la relación entre la DBU y los jugadores se caracteriza por “la falta de confianza”. El propio Kjaer fue más cauto: “No tengo comentarios al respecto, me concentro en los partidos que voy a jugar en la Copa del Mundo“, dijo a Politiken.

Redacción

Redacción