Cala posa con la camiseta de Coke
Cala posa con la camiseta de Coke

La aventura de Cala para ver al Sevilla en Turín

El exjugador sevillista ha querido estar con su equipo

Por  3:48 h.

Aseguran muchos futbolistas cuando están en activo que echan de menos ver un partido como aficionado. Luego, cuando se retiran, dicen lo contrario, que lo que más le gustaba era estar en el terreno de juego. Es la reflexión humana pero poco práctica de querer lo que no se tiene. El exjugador del Sevilla Juan Cala tiene una versión bastante interesante en este sentido. Normal. Puede hacer las dos cosas. Y es que hoy dejará las botas de fútbol y se pondrá una bufanda del equipo de toda su vida, el Sevilla, para animar en Turín a los que fueron sus compañeros hasta diciembre.

Esta es la historia de una pasión protagonizada por Cala, hoy futbolista del Cardiff. En el momento en el que habla con ABC, Cala se encuentra haciendo la maleta. Está algo nervioso. Ilusionado también. Va a ver a su equipo. «Llegué ayer de Gales. Ha sido todo muy precipitado, pero no me podía perder por nada del mundo este encuentro. Desde que se metió en la final supe que no podía faltar».

Cala, que no ha podido cumplir con el objetivo de mantener al Cardiff en la Premier, viajará junto a su padre, su novia, su hermano, su cuñado y unos amigos a las 07.30 y volverá a Sevilla nada más acabar el encuentro. «La paliza que hay que meterse me da igual. Cuando vas porque un sentimiento te guía todo se ve distinto. El Sevilla para mí es exactamente igual que para cualquier aficionado, yo he tenido la suerte de defenderlo dentro del campo y por eso lo disfrutaba doblemente. Pero ahora lo seguiré animando desde la grada. En eso nada va a cambiar. Podré estar jugando en otro equipo, pero lo que yo siento por el Sevilla será para toda la vida. Es un sentimiento, algo difícil de explicar. Lo sientes y ya está. Y lo poder ganar la UEFA otra vez es una cosa increíble. Tengo ganas de que ya sea el día del partido».

Cala, nervioso e ilusionado, desveló que se le había pasado ya varias veces el partido por la cabeza. «Apenas he tenido tiempo para pensar. Pero el partido hace días que ya está ahí. Ahora en lo que debo pensar es en la maleta (entre bromas). El viaje es tan cortito que apenas llevaré ropa. Pero tengo mi bufanda preparada. ¡Ah! Y una camiseta muy especial… ¿Cuál? Me voy a poner la de mi amigo Coke. Es mi ejemplo. Yo era de los que maldecía a cada momento mi mala suerte, hasta que él me enseñó con su filosofía de vida que somos afortunados, unos privilegiados, que hay personas que realmente lo pasan mal y que, sin embargo, son un ejemplo. Se superan y se vuelven a superar. Me pondré la camiseta de Coke para llevarla por toda Turín. Cuando marcó Mbia me volví loco. Y, para colmo, la jugada la empezó Coke», dijo entre risas recordando el saque de banda del madrileño.
Cala está algo inquieto. Por el reencuentro con sus compañeros y, sobre todo, por el partido. «Lo que quiero es que ganen como sea. Yo voy a estar en la grada apoyando. Pero la Copa hay que traerla a Sevilla. Espero que mis amigos hagan lo que saben hacer: ganar».