La Copa que nos cambió la vida

Por  22:33 h.

Image

Con este lema los Biris resumían la competición que el Sevilla y sus jugadores, el orgullo de Nervión, iban a disputar minutos más tarde contra el Shaktar Donetsk ucraniano. Un equipo que sobre el césped no presentó demasiados problemas, pero que el poco acierto de los delanteros rojiblancos obligó a que todo el equipo aunase esfuerzos para superar la eliminatoria. Propició que todo el equipo pusiera hasta el último aliento en no despedirse tan pronto de esta copa, algo que no obtuvo recompensa hasta el último minuto, cuando ese portero que vino sin hacer ruido tuvo que ir al área contraria para resolver lo que los delanteros no podían.

Esa jugada supuso un antes y un después en la concepción que la plantilla tenía de lo que significa esa copa, y que pasó de lo que fue a lo que podría volver a ser. Un pensamiento que se unió al que habitaba entre el sevillismo, y que no veía imposible ver de nuevo cómo lucía el trofeo envuelto entre papelillos de campeón, con Javi Navarro elevándolo victorioso y el resto de jugadores mirándolo con sonrisa de triunfo.

Esa jugada, ese gol, hizo ver a la plantilla que se puede repetir la gesta. Los ánimos, abrazos y felicitaciones que se escucharon en aquel vestuario ucraniano aún permanecen en la plantilla, que ve al alcance de la mano revalidar ese título, algo impensable hace poco, cuando había que ver desfilar por la Bombonera de Nervión al Leganés o al Universidad de Las Palmas. Por eso no es de extrañar que la afición siempre haya tenido este trofeo como algo más que una competición. Le cantó a Cuervas aquello de “otro año igual”, se echó a la calle con la clasificación para Europa diez años después y, por boca de los Biris, le dijo a los griegos que daba igual que el Olimpo fuera suyo, porque los dioses son sevillistas. Hasta le dijo a los alemanes de Gelserkirchen que nadie podría quitarles la ilusión, e incluso Poulsen comprendió que tenía que venirse a Sevilla, con esta afición, con este equipo, que esta noche tiene que dar un paso más de los cinco que faltan y traer de nuevo la copa que nos cambió la vida.

Sevilla FC: Palop; Alves, Javi Navarro, Escudé, David; Jesús Navas, Renato, Poulsen, Adriano; Kanouté y Kerzhakov. Suplentes: Cobeño (p.s.), Hinkel, Ocio, Maresca, Martí, Puerta y Chevantón.

Tottenham Hotspur: Robinson; Chimbonda, Dawson, Stalteri, Lee; Lennon, Jenas, Zokora, Malbranque; Keane y Berbatov. Suplentes: Cerny (p.s.), Tainio, Ghaly, Taarabt, Charlie Lee, Mido y Defoe.

Hora: 20:45

Árbitro: Alain Hamer, de Luxemburgo

{moscomment}

Redacción

Redacción