Correa trata de regatear al defensa del Manchester United Valencia (Foto: Reuters)
Correa trata de regatear al defensa del Manchester United Valencia (Foto: Reuters)

A la cuarta llegó la fiesta: el Sevilla está en los cuartos de final de la Champions

Antes quedó eliminado con el Fenerbahçe, CSKA de Moscú y Leicester

Por  9:13 h.

Viajó a Turquía en 2008 como favorito, y cayó en los penaltis en la vuelta; al igual que volvió de Rusia en 2010 con una leve ventaja que tampoco llegó a dar sus frutos. La temporada pasada viajó a Inglaterra con el pase al alcance de la mano, tras una ida en la que el 2-1 se le hizo corto a un equipo que vería cómo sus aspiraciones se esfumarían tras «autoeliminarse» en el partido de vuelta. En esta ocasión, el destino quiso que el Sevilla se desplazara de nuevo al Reino Unido para volver a Nervión con un pase a cuartos de final de la Liga de Campeones bajo el brazo, que además permite seguir escribiendo las páginas de una gloriosa historia en Europa para este equipo. A pesar de tener delante a todo un Manchester United, ante el que por supuesto no partía como favorito, los hombres de Montella fueron capaces de conquistar Old Trafford, logrando así clasificarse por primera vez en su historia para unos cuartos de final de la máxima competición europea bajo el formato «Champions League». Tuvieron que pasar 60 años para que el Sevilla volviera a verse entre los ocho mejores equipos del continente. Hasta entonces, sólo al Arhus danés fueron capaces de sobreponerse los hispalenses, frente al que lograron su primera clasificación a cuartos de la Copa de Europa en el año 1958, donde caerían posteriormente ante el Real Madrid. Tras dominar la Liga Europa, los nervionenses querían optar a objetivos más altos que no cesaban de resistírseles temporada tras temporada. Atrás quedó ya aquella fatídica tanda de penaltis en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante el Fenerbahçe, y las tres penas máxima fallidas en la portería de Gol Sur. Atrás quedó también aquella falta del japonés Honda que volvió a truncar las esperanzas de una afición que veía más vivas que nunca sus opciones de clasificación con un gol de Negredo ante el CSKA de Moscú en Rusia que valía un empate. Y, por supuesto, atrás quedó aquel agonizante encuentro en el King Power Stadium del año pasado, ante el Leicester City, donde el equipo de Sampaoli sucumbió ante el campeón de la Premier League.

El Sevilla logró hacerse fuerte ante todas estas adversidades, al igual que tuvo que sobreponerse a una temporada un tanto irregular, con cambio de entrenador incluido, que serviría para redirigir el rumbo de un equipo que a día de hoy continúa vivo en las tres competiciones. A pesar de todo ello, el Sevilla consigue hacer historia con esta clasificación, que se une a una final de Copa del Rey que tendrá lugar el próximo mes de abril ante el Barcelona en el Wanda Metropolitano de Madrid. Cada uno de estos hechos, permiten al club acrecentar su leyenda, la que comenzó a escribir hace más de 128 años, y a los sevillistas mantener viva la ilusión de ver a su equipo en lo más alto del panorama internacional. Y es que, en el «Teatro de los sueños», el Sevilla logró anoche hacer realidad los suyos. Pero es que todavía pueden ir a más, porque en Nervión nunca se da nada por perdido, ni siquiera cuando delante están los siete mejores equipos del Viejo Continente. Ahora es momento para hacer quinielas, esperando que el viernes salga la bola del próximo rival.

Álvaro Galván

Álvaro Galván