Kiyotake, trabajando al margen de sus compañeros en Bad Schönborn
Kiyotake, trabajando al margen de sus compañeros en Bad Schönborn

La desgracia marcó la corta etapa de Kiyotake en Sevilla

El centrocampista perdió a un hijo al poco de llegar a Sevilla

Por  11:00 h.

Muchos, prensa y aficionados, se preguntaban el por qué de los pocos minutos que tenía Kiyotake en este Sevilla FC. Después de un inicio prometedor, con buenas actuaciones en el debut liguero ante el Espanyol, o con asistencias de lujo como la que realizó ante el Eibar en Ipurúa, el japonés fue desapareciendo de las alineaciones y, más tarde, de las convocatorias. Este mercado salía del Sevilla FC después de seis meses en la entidad y su intrahistoria en Nervión adquiría sentido con la desgracia que se desveló.

Kiyotake, cuando apenas llevaba unas semanas en el club, sufrió la dolorosa pérdida de un hijo. Con su mujer y su familia fuera, sufriendo tan importante pérdida, el japonés no tenía los cinco sentidos en el fútbol. Su carácter introvertido, su forma de entender la vida, hizo que pocos en el vestuario supieran de tan tremenda pérdida, sólo dos o tres personas lo conocían.

Así que, condicionado por todos estos factores, Kiyotake aprovechó la llegada del mercado invernal para pedirle al Sevilla FC dejarle salir hacia su país, no quería otro destino a pesar de que tenía mercado en Europa y, sobre todo, en Alemania. Así que, cuando el club encontró una interesante oferta del Cerezo Osaka, apretó para recuperar la mayor cantidad posible de los 6,5 millones de euros que invirtió (lo vendió por cinco) y le abrió la puerta de salida al bueno de ‘Kiyo’, como se le denominaba en el vestuario.

Redacción

Redacción