La felicidad de Mbia, la euforia del sevillismo

"Es muy bonito vivir algo así», relató el camerunés en un día inolvidable para el sevillismo

Por  3:00 h.

Desde la noche del jueves hay un nuevo ídolo en Nervión. No ha sido protagonista durante la temporada, sobre todo porque se ha perdido gran parte de ella por diferentes lesiones, pero un cabezazo le ha hecho colocarse en todo lo alto de los más queridos por la afición. Fue el héroe en Mestalla, y como ocurrió en otros casos como los de Puerta o Palop, su nombre ya es historia del Sevilla. Mbia marcó el gol que dio el pase a la final de Turín, lo cual le supuso una felicidad enorme. “Es el día más feliz de mi vida. Estaba todo perdido y marqué el gol que nos hace estar en Turín, algo muy importante para nosotros”. El camerunés estaba exultante, era todo felicidad. Como la afición, que desde el jueves ya le ha dejado claro que quiere su continuidad.

“Es muy bonito vivir algo así. No lo he pasado bien durante la campaña, por eso estoy más feliz todavía”. Mbia no paraba de sonreír. No lo hizo durante todo el viaje de vuelta a Sevilla. Nada más aparecer por la puerta del avión, fueron el resto de sus compañeros los que empezaron el cántico más repetido. El “Mbia, Mbia” no paró de sonar en los poco más de 50 minutos que duró el vuelo de vuelta, el cual salió con algo de retraso porque el camerunés tuvo que ir desde a un lado al otro firmando autógrafos y haciéndose fotos con empleados y aficionados del club sevillista.

 

Era tanta su euforia, que se atrevió hasta con el español. Lo utilizó en alguna entrevista reiterando que “el partido se nos había puesto muy complicado. El Valencia había apretado mucho y le había dado la vuelta al marcador, pero estoy muy feliz por el gol y se lo dedico a mis padres, que no lo han pasado bien porque la vida es dura”. Y también en la celebración. Porque Mbia nada más subir al avión y saltar junto al resto de jugadores, se dirigió a la parte trasera para coger uno de los micros y dirigirse José Castro con un “presidente, presidente” que fue acompañado por algunos futbolistas pidiendo una prima superior por el pase a la final. El camerunés continuó hablando, y cuando confundió sevillista con sevillanas, las risas fueron generalizadas.

 

La conjura del vestuario

Y es que el buen ambiente fue la nota predominante. Tras tener que sentarse Mbia para poder despegar, fue Coke el que llevó la voz cantante de la celebración. Hizo de speaker, coreando el nombre de sus compañeros y de Emery, así como empezó cánticos sevillistas para terminar interpretando la canción “bailar pegados” de Sergio Dalma. También de broma comentaba que “todo estaba planificado. La jugada estaba ensayada. Yo sacaba, la peinaba Fazio y Mbia marca. Lo único es que le hemos querido dar un poco de suspense…”. Y es que, aparte de risas, la expedición también hacía autocrítica. Fueron muchos los que reconocieron haber “hecho un mal partido. Lo hemos hecho todo mal, no nos ha salido nada. Es normal que el Valencia se pusiera 3-0, pero afortunadamente hemos sabido reaccionar a tiempo”. Porque, aunque la palabra milagro era casi siempre la primera que pronunciaban todos los protagonistas, también todos valoraban que el equipo no hubiera bajado los brazos y que luchara hasta el final. “Otro equipo se hubiera dado por rendido cuando en el descuento fuera perdiendo, estuviera eliminado y viera que Mestalla era una fiesta”, decía uno de los dirigentes del club de Nervión, en el que reconocen que esta Liga Europa parece tener el nombre escrito del Sevilla por todas las cosas extraordinarias que han ido sucediendo. Desde entrar en Europa siendo novenos, hasta la remontada del derbi, pasando por supuesto por el gol agónico de Mbia. Eso sí, una vez los protagonistas dejaban la euforia a un lado, todos coincidían en que no se podía repetir lo ocurrido en Mestalla, y menos a un paso de volver a levantar un título europeo. La conjura del vestuario es clara. Ante el Valencia el partido fue pésimo por todas las partes y lo más lógico hubiera sido caer eliminados, de ahí que todos hayan hecho autocrítica y ya estén centrados en salir triunfantes el 14 de mayo en Turín. Porque sí, todavía queda Liga, pero tras caer en San Mamés y vencer de forma heroica en Mestalla, no hay ni un sevillista que tenga todos los sentidos en la Liga Europa.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @Orgullo_Nervion: Diez años de la primera Supercopa de España del #SevillaFC https://t.co/0p07y5zBQf vía @Orgullo_Nervion - 3 horas ago