La noche mágica de Rakitic en Oporto

Marcó en la tanda de penaltis en Do Dragao con el Schalke 04 y eliminó al Oporto

Por  20:30 h.

Hace seis años, el 5 de marzo de 2008, el gran ídolo del sevillismo, el capitán, Ivan Rakitic, vivió en el Estadio do Dragao una de las jornadas más importantes en su carrera. El futbolista croata militaba entonces en el Schalke 04 y le tocaba enfrentarse al Oporto en la Liga de Campeones. El primer duelo se jugó en tierras alemanas y el resultado fue favorable para el equipo local por 1-0. Pero solo una semana después, los portugueses lograrían empatar la eliminatoria en un duelo trepidante y cargado de ocasiones claras para que los dos conjuntos. Sólo marcaría Lopes, cuando faltaban únicamente cuatro minutos para que acabara la contienda, y se hubo de jugar la prórroga. Para colmo, los alemanes se quedaban con un futbolista menos al final del partido con la expulsión de Fucile, lo que sin duda perjudicaba seriamente los intereses del Schalke 04 de pasar a la siguiente ronda.

Se temía lo peor en la prorroga y el entrenador del equipo de Gelserkichen, Mirko Slomka, decidió meter en el terreno de juego a un joven Rakitic que asistía impasible a todo lo que estaba ocurriendo. El cambio se produjo a los diez minutos de la prórroga (entró por Grossmuller) y el hoy futbolista del Sevilla comenzó a darle equilibrio al juego maltrecho de su equipo. Aguantó las embestidas del Oporto y, junto al meta, Neuer, serenó a un conjunto que parecía haber perdido el norte. Slomka le pidió calma y lo logró. Con el tiempo reglamentario ya cumplido, la eliminatoria se tuvo que decidir desde los penaltis. Y Rakitic, lejos de retraerse, le dijo a su entrenador que él quería tirar. Por el Oporto fallarían Alves y Lopes y por el Schalke 04 marcarían Rafinha, Altintop, Jones y… Rakitic.

Buenos son, por lo tanto, los recuerdos que tiene el capitán sevillista de su visita al Estadio do Dragao. Además de ese encuentro, Rakitic ya jugó con el Sevilla en la eliminatoria que el equipo nervionense perdió ante el Oporto en la campaña 2010-11.

En aquel encuentro, el equipo entonces dirigido por Gregorio Manzano ganó 0-1 con gol de Luis Fabiano, pero el valor doble de los goles marcados fuera de casa eliminó al conjunto sevillista. En la ida, el resultado fue de 1-2 favorable para los jugadores del Oporto en un encuentro en el que los sevillistas merecieron, al menos, empatar.

Redacción

Redacción