Joaquín Caparrós y Pablo Machín en el acto de Fieles de Nervión (Foto: J. J. Úbeda/ABC)
Joaquín Caparrós y Pablo Machín en el acto de Fieles de Nervión (Foto: J. J. Úbeda/ABC)

La primera tesis Caparrrós-Machín: de los centrales a los puntas

El utrerano y el soriano dibujan el nuevo escenario del Sevilla 2018-19

Por  3:33 h.

Aunque en ningún caso se puede descartar que pudiera llegar un hombre de banda para el proyecto del Sevilla 2018-19, caso de Aleix Vidal, que incluso podría ponerse a tiro, el entrenador del cuadro nervionense, Pablo Machín, y el director de fútbol, Joaquín Caparrós, departieron en la última reunión mantenida sobre la necesidad de acudir al mercado en busca, en principio, de dos posiciones muy claras: la del central y la del delantero. El ex del Girona dibujó su intención de juego y en el mismo quedaron plasmadas dos figuras claves: la de algún defensa alto que pueda erigirse en el mejor baluarte en las jugadas de estrategia, así como un punta de referencia para rematar las acciones que se lleven a cabo desde las bandas y a balón parado. Machín se centró en el esquema de juego que ha llevado a cabo en el Girona e incluso en el Numancia, equipos donde sostuvo el equilibrio con hasta tres centrales. En este sentido, está por ver qué va a ocurrir con Pareja y Carriço, futbolistas que por distintas razones, pero sobre todo por lesiones, apenas han participado en la última temporada. También está en duda qué pasará finalmente con Lenglet.

El Barcelona, en principio, no quiere pagar la cláusula de rescisión, de 35 millones de euros, y el jugador no descarta incluso continuar. El problema, en este sentido, viene por la intención del club de Nervión de mejorarle la ficha si acepta una subida de cláusula más que alta, en torno a los 80 millones de euros. Lenglet, que el día 17 cumplirá 23 años, entiende que su continuidad en el Sevilla algún año más puede ser interesante para él, pero en ningún caso multiplicándose por más de dos su cláusula. Con los centrales que sí se cuenta son con Mercado y Kjaer. El defensa argentino, pese a que no es un central tan alto (mide 1,80), reúne algunas de las características que pretende Machín: poderío y buena colocación.

También el entrenador del Sevilla ha dado el visto bueno con Kjaer. Arriba, ni Ben Yedder ni Muriel poseen lo que pretende Machín para su «9». El preparador soriano quiere un rematador de área y ahí están surgiendo muchos nombres, uno de ellos, el del holandés Bast Dost. Sin embargo, no parece una operación sencilla pues son varios los equipos de los llamados importantes de Europa que pretenden al jugador.
En otras posiciones, y como se desprendió de la reunión Caparrós-Machín, dependerá de lo que suceda en cuanto a la posible salida. Con Nzonzi, ahora con la selección francesa, no se descarta que pudiera salir, razón para acudir al mercado para buscar un sustituto de plenas garantías. Con Roque Mesa, con el que ya hay acuerdo, se está tranquilo puesto que con el sí del jugador se espera que el Swansea pueda hacer alguna rebaja en la opción de compra o, al menos, hacer una mejora en la forma de pago.

Redacción

Redacción