Montella, con Roque Mesa detrás, en el banquillo de Ipurúa
Montella, con Roque Mesa detrás, en el banquillo de Ipurúa

La primera vez de Roque Mesa contra el equipo de su vida

El jugador canario, que apunta a titular, vuelve al estadio en el que se consagró

Por  3:55 h.
Con una u otra camiseta, estaba cantado que Roque Mesa iba a disputar el Las Palmas-Sevilla de este sábado. No en vano, ambos equipos fueron los que más pujaron por hacerse con sus servicios en el mercado invernal, aunque finalmente el deseo del jugador de vestir de blanquirrojo terminó decantando la balanza. Así las cosas, pesaron más las mayores aspiraciones del conjunto nervionense que la carga sentimental de volver al equipo de su vida y el supuesto derecho de tanteo al que se aferraba Miguel Ángel Ramírez, presidente del equipo canario, el cual quedó finalmente en papel mojado.
Aquella elección propiciará una nueva experiencia para el menudo centrocampista: jugar por primera vez como visitante en el Estadio de Gran Canaria, donde se consagró como futbolista profesional. Sus inicios no fueron fáciles y llegó algo tarde al primer equipo, pero la espera mereció la pena. Con la camiseta amarilla disputó 136 partidos y marcó seis goles, uno de los cuales sirivó para que su equipo remontara una agónica eliminatoria contra el Zaragoza y regresara a la máxima categoría del fútbol español trece años después.
Todo aquello ya forma parte del pasado, pero Roque Mesa no lo olvida. De hecho, esta semana ha recibido un aluvión de peticiones de entrevistas procedentes de su tierra natal y ha preferido mantenerse al margen para centrarse en el partido y evitar que sus sentimientos afloren como el día que se despidió del equipo insular, cuando echó a llorar: «Esto para mí es muy difícil, porque hoy me despido del equipo de mi vida, desde que mi padre me llevaba al Insular y cantaba los goles del Turu Flores y de Orlando», afirmó entre lágrimas justo antes de poner rumbo al Swansea.
Aunque Montella optó por Pizarro contra el Girona para suplir la baja por lesión de Banega, presumiblemente para contrarrestar el poderío físico del equipo catalán, todo apunta a que Roque Mesa sí será titular este sábado en el Estadio de Gran Canaria, donde el Sevilla intentará sumar tres puntos que le alejen de sus inmediatos perseguidores y le acerquen a los puestos que dan derecho a jugar la próxima edición de la Champions, su objetivo inexcusable para la competición doméstica en esta temporada.