Los jugadores de la Roma celebran el tercer gol anotado ante el Barcelona (Foto: AFP)
Los jugadores de la Roma celebran el tercer gol anotado ante el Barcelona (Foto: AFP)

La Roma de Monchi y el Liverpool, en semifinales de la Champions

Los italianos echaron del torneo al FC Barcelona (3-0) y los de Klopp, al City de Guardiola, que acabó expulsado

Por  22:58 h.

Ya hay dos equipos en las semifinales de la UEFA Champions League. No eran los favoritos después del sorteo de cuartos pero lo cierto es que ambos están ya ubicados entre los 4 mejores conjuntos del continente. La gran sorpresa se ha dado esta noche en el Olímpico romano. La Roma de Monchi ganó 3-0 al Barcelona en su feudo, remontando así el 4-1 de la ida en el Camp Nou, y se clasificó para las semifinales de la Liga de Campeones, mientras el conjunto azulgrana quedó eliminado. Los goles del bosnio Edin Dzeko en la primera parte y de De Rossi y Manolas proporcionaron la histórica remontada del conjunto romano. Los Fazio, Perotti (que no jugó por lesión) y, sobre todo, Monchi dan la campanada de la Champions.

Mientras, en Inglaterra no hubo remontada del City de Guardiola, quien además fue expulsado en el descanso. El Liverpool será el que jugará las semifinales de la Liga de Campeones después de eliminar al Manchester City tras vencer en el Etihad (1-2) gracias a un sensacional choque culminado con los goles de Salah y Firmino en una segunda parte para el recuerdo de los ‘reds’. Una década llevaba el Liverpool sin jugar las semis de la ‘Champions’ desde que lo hiciese con Rafa Benítez en el banquillo. Otra época y otras costumbres para una entidad cuya historia ha vuelto reverdecer este martes. Así lo demostró ante un City cuya superioridad en el campeonato doméstico no le ha valido en Europa. A los dos minutos el equipo de Pep Guardiola logró el 1-0 en una brillante acción de Sterling que acabó en botas de Gabriel Jesus. Luego llegó la polémica. Sané marcó el segundo en posición legal y el árbitro del encuentro, el español Mateu Lahoz, señaló fuera de juego de manera incomprensible. Ni hubo falta, ni ‘offside’ y el Liverpool cogió aire justo antes del descanso. Llegó entonces la expulsión de Guardiola, que mandó callar al colegiado y no terminó el partido. En el segundo tiempo, Salah, la bandera del club de Anfield esta temporada, picó por encima de Ederson en un desajuste e impidió que su oponente tuviese más fuerzas. Este gol desactivó a un City que siguió teniendo la posesión, pero no pudo -siquiera- llevarse la victoria. Firmino se encargó de dejar sin historia al partido con el 1-2 tras un error en la zaga local. Los de Guardiola siguieron buscando la portería rival, pero no hubo forma de añadir más honores al comportamiento de un City que mereció mucho más y que pagó muy caro sus despistes en la ida. El Liverpool, por su parte, sigue con paso firme y decidido, dispuesto a tocar la cima con las dos manos tras haber acabado con uno de los favoritos.