Ben Yedder celebra su gol al Basaksehir en el duelo jugado en Sevilla
Ben Yedder celebra su gol al Basaksehir en el duelo jugado en Sevilla

Sevilla FC-Basaksehir: La sana costumbre de pelear con la elite mundial

El conjunto de Nervión sufre para eliminar a los turcos, pero la calidad de Navas y los tantos de Escudero y Ben Yedder le colocan, de nuevo, en la fase de grupos

Por  11:29 h.

Sin juego vistoso. Sin ser superior a un rival de una entidad bastante menor. Y sufriendo más de lo previsto. Pero el Sevilla, por tercer año consecutivo, estará luchando con los mejores equipos de Europa por hacer algo importante en la Liga de Campeones, con el mérito que ello supone. Con la espina clavada de no haber sido capaz de llegar a los cuartos de final, sobre todo después de lo ocurrido la temporada pasada ante el Leicester, los de Nervión buscan hacer historia en la presente campaña, para lo cual era prioritario salvar el escollo del play off. Y así ha sido. Generando más dudas que ofreciendo ideas claras, el Sevilla supo jugar ante el Basaksehir con la ventaja del partido de ida, donde el golazo de tacón de Ben Yedder se antojó anoche vital para que los de Berizzo pasaran de fase. Pero si ese tanto ha tenido importancia, más debe recaer en la figura de Jesús Navas. El de Los Palacios, que volvió a casa rodeado de polémica por la tardanza y con algunos sevillistas sin ver claro su fichaje, ha sido el gran protagonista de esta eliminatoria. Los tantos han sido obra de Escudero y Ben Yedder, ambos por partida doble, pero los momentos clave han llevado el sello del palaciego. En la ida, nada más saltar al césped, al darle la asistencia al delantero francés para que hiciera en la recta final el 1-2. En la vuelta, cuando no pintaban bien las cosas, para ponerle medio gol en la cabeza a Escudero. Eso sí, la alegría por volver a estar luchando con los mejores no debe tapar las carencias que se han visto en estos tres primeros partidos oficiales. La ambición y la autoexigencia marcan el día a día de un club que, si quiere seguir creciendo, todavía debe moverse en el mercado. Es vox pópuli que en Nervión van a fichar a un lateral izquierdo y que, una vez se ha confirmado el dinero de la Liga de Campeones, se van a lanzar a por Jovetic. Pero la realidad es que también hay dudas sobre el centro de la defensa e, incluso, en cuanto al pivote destructor. Por pedir, que no quede. Sobre todo si es para un conjunto que va enfrentarse a los mejores equipos del mundo.

Y es que, a pesar del sufrimiento final, todo pudo quedar resuelto en los dos primeros minutos. Correa y Ben Yedder tuvieron sendas ocasiones clarísimas seguidas. Por si eso fuera poco, Mercado se sacó, al borde del cuarto de hora, un derechazo que se estrelló en el palo. Pero ahí pareció desaparecer el Sevilla. De sentenciar, a sufrir. Porque los de Nervión perdieron el centro del campo -a Pizarro, Nzonzi y Banega les sobra calidad pero les falta contundencia- y le dieron alas a un Basaksehir que empezó a creer en la remontada cuando hizo el 0-1 a los diecisiete minutos. Comenzaron entonces los peores momentos de los de Berizzo. Fuera de sitio, nerviosos y con errores en todas las líneas, los sevillistas dejaron que los turcos se crecieran, aunque es cierto que el cuadro visitante apenas merodeó más el área de Sergio Rico durante la primera mitad.

Al poco de la segunda parte, la tranquilidad pareció apoderarse del Sánchez-Pizjuán. El Sevilla seguía sin estar fino, pero entonces apareció Jesús Navas para regalarle un gol a Escudero y media clasificación a los suyos. El palaciego colocó el balón en el segundo palo para que el lateral lo introdujera en la portería rival de cabeza. Corría el minuto 52 y las cosas se veían de otro modo. Aunque la alegría duró poco, a pesar de que Nzonzi falló, a puerta vacía, la sentencia. Los de Nervión siguieron mal, de modo que el runrún no desapareció. En el ambiente no había buenas sensaciones y se palpaba que el Basaksehir podía dar la campanada, algo que pareció desaparecer cuando Ben Yedder, a pase de Nolito, hacía el 2-1. La grada se relajó entonces, pero el equipo lo hizo más y llegó el peor tramo del Sevilla. Los turcos apretaron y Visca hizo el 2-2 cuando restaban algo menos de diez minutos. Tocó sufrir. Y tanto. Porque fue el palo el que salvó a los de Berizzo de la eliminación. Emre estrelló en el travesaño una falta en la recta final, algo que quedará en anécdota pero que pudo suponer un fracaso. Afortunadamente, no ocurrió y el Sevilla volverá a luchar con los mejores. Muy meritorio, a pesar del sufrimiento.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
@pepone34 @AFDLP @Orgullo_Nervion @abcdesevilla Avísame si no se publica o no la ves - 2 horas ago