arbitro-roja-yedder

Las polémicas de González Fuertes que desquiciaron a los futbolistas del Sevilla

Enfado en Nervión con la actuación del colegiado asturiano

Por  11:18 h.

En Nervión se sienten perjudicados por el arbitraje del colegiado González Fuertes en el Sevilla-Villarreal, primer encuentro que el trencilla asturiano dirigía a los sevillistas en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Más allá del lógico enfado de los futbolistas, a los que González Fuertes desquició sobre el terreno de juego, y también de los 32.192 espectadores que fueron al coliseo nervionense, Vincenzo Montella señaló claramente al árbitro gijonés en la rueda de prensa posterior al partido. Y es que González Fuertes fue muy protestado en sendos penaltis no pitados al Sevilla, uno a Sarabia y otro a Banega. El primero al centrocampista madrileño no parece tan claro, tanto en cuanto cuando quiere deshacerse de Jaume Costa, que está en el suelo, es el propio Sarabia el que se tropieza con el capitán villarrealense y cae dentro del área, cuando el jugador visitante no mueve sus piernas para impedir el avance del sevillista. La otra acción, en la que Banega es protagonista, sí parece más clara. El argentino, en un lateral del área y con tres rivales delante, se quiere deshacer de los jugadores amarillos con un doble regate de fuera hacia adentro y es en el segundo cuando es derribado justo en la línea del área. Esa jugada sí que debió ser señalada como penalti, pero González Fuertes entendió que Banega quería engañarlo y amonestó al ’10’ sevillista.

Otra acción que enfadó a jugadores y público fue la expulsión de Ben Yedder, aunque con el reglamento en la mano hay poca discusión por la protesta del francés. Es verdad que en la acción justamente anterior, Cheryshev, con una amarilla, le hace una entrada fea a la altura de la tibia a Banega, que sólo fue cobrada por falta por el árbitro. Fue lo que Ben Yedder le reclamó, y la reiteración de infracciones del futbolista ruso cuando le hizo el gesto al colegiado. En esa primera protesta, el ‘9’ vio su primera amarilla, pero como aplaudió en la cara del árbitro, éste no lo dudó y le mostró la segunda y la consiguiente roja.

Y para acabar, dos errores que sí se consideran graves. Primero que con dos expulsiones y seis cambios sólo se designaran tres minutos de descuento y después el hecho de que González Fuertes pitara el final del partido incluso unos segundos antes de que se cumpliera el 93 final.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
CRÓNICA Final Copa del Rey 2018–> Sevilla-Barcelona (0-5): Bochorno para enterrar un bello ciclo… https://t.co/DLrzgwipq6 - 13 horas ago