Llegó la hora de los hombres

Por  17:33 h.

ImageHa llegado la hora, la hora de demostrar de qué pasta están hechos estos jugadores a los que no cabe ponérseles ni un solo ‘pero’ esta temporada. Si demuestran lo ya apuntado, el Sevilla estará sí o sí en Glasgow, valga el discurso delnidiano. Pero si no logra superar la –por fortuna- exigua ventaja pamplonica, el fantasma del Osasuna permanecerá para siempre en el recuerdo más doloroso del sevillismo.

Son ya muchos los envites contra este equipo en los que el Sevilla ha caído en desgracia. Gol con la mano de Aloisi, tánganas múltiples en uno y otro estadio, eliminado hasta la saciedad en Copa del Rey siendo siempre sobre el papel –no sobre el césped- mejor equipo… algo que también ocurre hoy.

El Osasuna es un buen equipo. Lo dice su bagaje los últimos años, en los que ha cosechado una semifinal y una final de Copa del Rey, una clasificación para la Copa de la UEFA y otra más para Champions League, precisamente por encima del Sevilla. Posiblemente estemos ante el mejor Osasuna de la historia. Un buen equipo capaz de desarbolar por completo al rival –recuerden si no el rosario de ocasiones de la ida-, pero que también maneja a la perfección “el otro fútbol”. Lo domina.

Hoy, un Sevilla herido debe dar el rugido de león que se espera del campeón, y para ello tendrá que dar la mejor de sus versiones ante su “bestia negra” de los últimos años. Un partido trabado, “a cara de perro”, para hombres (Maresca dixit), pero sobre todo para hombres que quieren dejar inscritos sus nombres en el recuerdo de la Gloria, en encuentros como el de Eindhoven o el de Glasgow en el horizonte, que son los partidos que todos quieren jugar y en esta competición, como en todas, no hay premio para el que se queda por el camino.

{moscomment}

Redacción

Redacción