Manuel, Pelayo, Ramón, Pablo, Gonzalo, Juampe, Jesús... son parte de la marea rojiblanca que hoy inundará las calles de Múnich
Manuel, Pelayo, Ramón, Pablo, Gonzalo, Juampe, Jesús... son parte de la marea rojiblanca que hoy inundará las calles de Múnich

«Llevamos toda la vida esperando un partido así»

Cerca de 3.000 sevillistas estarán hoy en el Allianz Arena, lo que supone el segundo mayor desplazamiento de la historia del club

Por  4:00 h.

La cita es histórica por muchas cosas. El Sevilla, desde que la Liga de Campeones tiene el modelo actual, es la primera vez que se planta en unos cuartos de final. Y, debido a ello y al rival, la afición no ha querido faltar. No ha importado ni el resultado de la ida. Los de Nervión estarán más que arropados en el Allianz Arena. 2.780 sevillistas animarán desde la grada del estadio del Bayern Múnich con la idea de conseguir, como en Old Trafford, otra gesta más a añadir a la lista de éxitos. Todo ha ayudado para que este desplazamiento ya se haya convertido en el segundo más masivo de la historia del club, sólo por detrás del que hubo a Estoril y obviando las múltiples finales disputadas en los últimos años. «Esto no es un viaje cualquiera, está claro. Creo que todos lo valoramos así. Este partido, quitando las finales, es el más importante de la historia del Sevilla, al menos para nuestra generación. Teníamos que estar aquí, a pesar de que ya estuviéramos en Manchester, vayamos a estar en la final de la Copa y de que, en medio, esté la Feria. Llevamos toda la vida esperando un partido así», explica Felipe, quien ha estado presente en otras citas históricas y quien ha llegado a Múnich previo paso por Madrid: «Afortunadamente, yo no he tenido problemas con la cancelación de vuelos. Es una pena que haya sevillistas que todavía no sepan si van a llegar a tiempo. Es muy mala suerte que, teniendo la posibilidad de ver in situ un encuentro de esta importancia, te lo pierdas por una huelga relacionada con los aviones».

También lo tenía claro Gabriel, quien no suele perderse los partidos del Sevilla y que, como es lógico, quería estar presente en una cita que, ocurra lo que ocurra con el resultado, siempre quedará para la historia del Sevilla. Él, como otros amigos, salieron el lunes en coche desde Sevilla hacia Madrid. Hicieron noche y en el día de ayer cogieron un par de vuelos. El primero, Madrid-Ginebra. El segundo, Ginebra-Múnich. Al mediodía ya estaban en la ciudad alemana, lo que les ha servido para conocerla un poco: «Nada más llegar nos hemos dado un paseo para ver algunos lugares que nos habían recomendado. Y luego nos hemos ido a un biergarten, los sitios típicos de aquí en los que sirven cerveza al aire libre. Ahí ya nos hemos ido encontrando con más sevillistas».

César Cadaval, de Los Morancos, tampoco se perderá la cita de hoy en el Allianz Arena

César Cadaval, de Los Morancos, tampoco se perderá la cita de hoy en el Allianz Arena

Como Luis, Álvaro, Manuel, David, Víctor y Antonio, los seis sevillistas que ayer se hicieron «famosos». Todos ellos tenían que llegar a Múnich vía Barcelona, pero les afectó la huelga de Lufthansa. Incluso les cancelaron el avión de Sevilla-Barcelona que debían tomar por la mañana en San Pablo, donde se toparon con la fortuna. Porque justo cuando creían que iban a tener casi imposible llegar a Alemania a tiempo para el partido, apareció la expedición del Sevilla para tomar su vuelo privado hacia Múnich. Le comentaron el problema al propio presidente y José Castro no lo dudó ni un instante: los metió a los seis en el avión del equipo. Así llegaron en el día que tenían previsto y, además, se convirtieron en los protagonistas del trayecto, el cual concluyeron cantando con el presidente: «Somos unos afortunados, esto es un sueño, de vernos tirados en el aeropuerto después de que nos cancelaran tres vuelos, que íbamos a llegar mañana a las 14, al final ha dado un cambio radical la historia. Gracias, de corazón, al club, al presidente, a Jesús Gómez, a José Bernet y a Manolo Salado, que han movido todo para que fuéramos con ellos», señaló uno de ellos.