José Antonio Reyes, durante una sesión de trabajo en la ciudad deportiva
José Antonio Reyes, durante una sesión de trabajo en la ciudad deportiva

Los actores principales del derbi

Fazio, Reyes, Rakitic, referentes hoy del Sevilla ante el Betis

Por  2:22 h.

Dando por sabido que en un derbi puede pasar cualquier cosa, que se puede dar cualquier resultado, acertar con los futbolistas que serán claves en el transcurso del partido resulta harto complicado. Pero, sin embargo, sí que existen, a priori, una serie de jugadores que están llamados a ser importantes en el derbi. O dicho de otra manera, jugadores que preocupan al entrenador rival. Las pizarras de Emery y de Calderón llevan ya pintadas unos días con varios nombres, algunos de ellos, casos de Rubén Castro en el Betis y Rakitic en el Sevilla F.C., más que conocidos por su trayectoria en los derbis, y otros, caso de Ndiaye o Iborra, con menos recorrido. Pero los cuatro, junto al meta Adán y el delantero Reyes preocupan y ocupan el tiempo de los dos entrenadores.

 

¿Por qué? Porque cada uno a su manera y cada uno en una línea distinta, tienen la capacidad para desnivelar la balanza a favor de su equipo. Pero vamos por partes. En primer lugar, con el meta madrileño del Betis, Adán, un futbolista que le ha devuelto al equipo verdiblanco la serenidad. El portero tiene, además de reflejos y una buena colocación, el carácter ideal para que sus defensas estén mejor organizados. Apenas ha necesitado unos días para mostrar su valía y con él, la afición del Betis se siente más segura. Atrás quedan los garrafales errores de Andersen y Sara. Ahora el Betis tiene a un meta de garantías, circunstancia que conoce bien Emery pues ya le ha hecho hincapié a sus jugadores en la necesidad de estar acertados en el remate para intentar superar a un meta de altos reflejos.

 

También en el Betis, y por lo tanto también en la pizarra que Emery le ha dibujado a sus futbolistas, hay otros dos nombres propios. Uno de ellos es Ndiaye. El futbolista cedido por el Sunderland se ha ganado el respeto de sus compañeros, ya fuera como central o como mediocentro, con actuaciones en las que el sentido común fue la nota predominante. A pesar de que se pudo creer que había llegado en una mala condición física, el futbolista internacional con Senegal ha mostrado que llegó a Sevilla para hacerse con un puesto en el once bético y para erigirse en un hombre importante en la lucha por la salvación.

 

Ahora le llega la oportunidad de lucirse en Europa y enseñar sus armas a la Premier, liga en la que apenas ha tenido oportunidades. Calderón tiene previsto colocarlo como mediocentro, pero podría retrasar su posición si el técnico argentino entiende que el Sevilla sale al ataque desde el principio de forma descarada. El que sí tratará de ver portería rival es Rubén Castro. El delantero del Betis ha vuelto cuando más se le necesita y no parece estar dispuesto a perder oportunidades para volver a agradar a su afición. El atacante canario ha vuelto por sus fueros. Después de un inicio de temporada decepcionante, el futbolista ha marcado siete de los diez últimos tantos de Betis. Le ha hecho dos goles al Celta, otros dos al Español, y uno al Villarreal, al Getafe y al Rubin Kazán. Se espera mucho de él esta noche en el Sánchez-Pizjuán y Emery, consciente de ello, intentará que algunos de sus hombres sean capaces de cortar su juego vertical.

El problema, sin embargo, es que uno de los futbolistas con los que ha hablado el técnico sevillista para este asunto es el portugués Carriço, lesionado en el entrenamiento de ayer en uno de los tobillos y duda hasta última hora. Los que sí estarán seguro en el once del Sevilla son Fazio, Reyes y Rakitic. Los tres saben lo que es marcarle al Betis y los tres ocupan gran parte de la preocupación e inquietud de Calderón. En el caso del argentino, le ha marcado tres goles al cuadro verdiblanco, los dos últimos en la abultada goleada recordada por la afición sevillista (5-1). El argentino puede ser un peligro de cabeza en el área del Betis.

 

Pero sin duda, el futbolista más determinante del Sevilla, y al que el técnico verdiblanco intentará parar como sea, es el croata Rakitic. Es el futbolista con más trascendencia del Sevilla y de su juego dependerá el éxito del equipo de Emery. Su golpeo de balón podría ser clave en las jugadas a balón parado, una de las armas del conjunto de Nervión. Pero además, también está su capacidad para dar pases al hueco que puedan dejar solo a Carlos Bacca. Rakitic ya firmó varias actuaciones estelares ante el Betis, la más recordada es la que protagonizó en la primera parte del último encuentro jugado en el Benito Villamarín.

 

En dicho partido, el capitán sevillista hizo dos de los tres goles (el otro lo haría Negredo) en los primeros 45 minutos. Desarticuló con sus movimientos al entonces equipo entrenado por Pepe Mel y se mostró como uno de los jugadores más desequilibrantes. Para Emery, sin duda, es la pieza clave. Si no, no se explica el descanso que le dio al croata en el envite jugado ante el Almería. El técnico vasco, una vez más, le entregará al equipo a Rakitic para que trate de sacar lo mejor de sí mismo en detrimento de un equipo que necesita llegar a Heliópolis con alguna ventaja si no quiere pasar muchos apuros. Por último, está la figura de Reyes, futbolista que parece vivir en el Sevilla a base de derbis.

 

Protagonista en los tres últimos partidos en los que el Sevilla se ha enfrentado al Betis, el utrerano se crece al medirse al eterno rival. Sus números no dan pie a la duda:dos goles y varias asistencias en los derbis lo catapultan. Reyes salió ovacionado por su afición la última vez que se enfrentó al Betis, el 24 de noviembre del año pasado, en el encuentro que acabó 4-0, y quiere volver a escuchar el aliento de su gente. Llegó del Atlético de Madrid para revivir noches mágicas y sólo en los derbis lo ha podido conseguir.

Ahora, cuando apenas faltan unas horas para que se celebre el primer derbi en Europa y con el fútbol continental pendiente de la ciudad hispalense, los seis futbolistas, tres por cada equipo, tratarán de lucirse aún sabiendo que al término del partido en Nervión quedarán 90 minutos más. Otros jugadores, casos de Baptistao en el Betis o Bacca en el Sevilla, también querrán para sí mismos la gloria para ayudar a sus respectivos equipos. Todos ellos  serán vigilados de cerca en Nervión. Miles de ojos estarán pendientes de sus movimientos y dos personas, Emery y Calderón, tratarán de encontrar soluciones. Llega la hora de la verdad.

Redacción

Redacción