Pablo Machín, en un acto del Sevilla (J. J. Úbeda)
Pablo Machín, en un acto del Sevilla (J. J. Úbeda)

Machín y la oportunidad de que el Sevilla siga siendo “el referente en la Europa League”

"Estamos capacitados para llegar lo más lejos posible en cualquier competición”

Por  18:38 h.

Pablo Machín sabe dónde se mete. El nuevo técnico del Sevilla sabe de la exigencia que hay en Nervión, de ahí que no tenga miedo en asumir que le digan que debe luchar por ganar la Europa League, siempre y cuando consiga clasificarse de forma definitiva. Sobre ello ha hablado en la revista oficial del club Machín, quien ha dicho que lo afronta “con ilusión y responsabilidad. El Sevilla últimamente ha sido el referente en la Europa League y ahora tenemos otra oportunidad de poderlo conseguir, pero primero tenemos que ser exigentes para sacar rendimiento a la platilla y no sólo por llamarse Sevilla hay que exigir, sino también por los mimbres que se tengan. Hay que crear la mejor plantilla para buscar un bloque que marque la diferencia, con el convencimiento de que estamos capacitados para llegar lo más lejos posible en cualquier competición”. Asimismo, Machín comenta su salida del Girona: “Tenía claro que el fútbol no es eterno, que habitualmente no se puede salir de los clubes como yo lo he hecho del Numancia y Girona, y que la oportunidad tenía que llegar. Para eso he peleado todo este tiempo. El club que me propone algo irrechazable es el Sevilla y lo tenía que coger con tranquilidad y sintiéndome orgulloso de las formas que he mantenido en Girona”.

En cuanto a lo que supone jugar en el Ramón Sánchez-Pizjuán, Machín indica que “es un estadio que no deja indiferente a nadie. Ya impresiona con ese rojo intenso al pisar el césped y que sentí más la primera vez en Segunda. Cambia totalmente cuando vienes con el campo lleno, el himno suena y se te pone la piel de gallina porque aun siendo rival, te sale tararearlo. Estoy deseoso de volverlo a sentir y en este caso en el banquillo local”. Y para terminar, Machín habla de la presión de entrenar al Sevilla, así como del poco tiempo que tienen para preparar el primer partido oficial: “Yo la presión, desde que empecé en el mundo del fútbol, me la he metido en mí mismo, más allá de que en el estadio haya diez o veinte mil personas. Pero el entrenador siempre convive con la presión, ahora la tengo que vivir de primera porque en un club más grande la exigencia es mayor, pero quiero vivirlo con normalidad y, sobre todo, algo muy importante que es el sentido común. Lo crea o no, la realidad es que lo tenemos que hacer. Es otro reto, sé las circunstancias que hay y cuando el resto esté haciendo una pretemporada suave, nosotros afrontaremos partidos que serán los más importantes porque serán los que nos permitan avanzar en competición europea, que es lo que más nos ilusiona en esta temporada”.

Redacción

Redacción