El Málaga agita el mercado, mientras el Sevilla aún no ha movido pieza

Por  0:30 h.

A un día de que coincidan en la vuelta de octavos de final de la Copa en La Rosaleda, la política que están siguiendo Málaga y Sevilla a la hora de tratar de reconducir su situación deportiva acudiendo al mercado invernal son diametralmente opuestas. Mientras el conjunto que tiene como mecenas al jeque Abdullah Bin Nasser Al-Thani ha tirado de chequera para dar bajas y fichar a jugadores de trayectorias más o menos contrastadas como son los casos de los ex sevillistas Maresca y Baptista, el internacional argentino Demichelis, o los jugadores del Atlético de Madrid Camacho y Asenjo; la entidad presidida por José María del Nido aún no ha movido pieza, ni para desprenderse de futbolistas de dudoso acomodo en el equipo de Manzano, ni para traerle a éste los pretendidos refuerzos demandados por el técnico de Bailén.

Cierto es que a Antonio Fernández, flamante nuevo director deportivo del club costasoleño y antiguo integrante de la secretaría técnica del Sevilla, le han dado carta blanca para firmar bajas y altas de acuerdo a las necesidades que demanda el plantel que adiestra Pellegrini desde hace algo menos de dos meses. No se puede decir lo mismo en el caso de Monchi, pues el de San Fernando —que ha visto cómo su balanza de éxitos y fracasos ha ido equilibrándose en los últimos años a pesar del indudable balance deportivo y económico que dejaron y siguen dejando los primeros— no ha conseguido aún cerrar la contratación del centrocampista que cubra la vacante dejada por el lesionado Tiberio Guarente —operado de rodilla el 11 de noviembre en Vitoria—, ni reforzar esa posición con otro futbolista de corte creativo, dado que el firmado en verano para cubrir esas expectativas, Cigarini, apenas juega y cuando lo hace no marca diferencia alguna con lo que ya había.

No obstante, parece complicado que para el partido de mañana en el feudo malacitano Pellegrini tenga disponibles a sus recientes fichajes de fuste. En el día de ayer se concretaron tres operaciones. En el caso del italiano Maresca, que lleva dos semanas ejercitándose con el plantel de Pellegrini, ayer se rubricó el contrato que unirá al ex de Olympiacos y Sevilla con el Málaga hasta junio del 2012 con un año más opcional. De momento no ha llegado el transfer que le permita debutar ante el equipo de Manzano. También fue presentado en La Rosaleda el argentino Demichelis. El defensa internacional que procede del Bayern de Múnich firmó contrato hasta el final de temporada con una cláusula que le garantizaría tres años más en la entidad costasoleña. Para este mediodía está prevista la presentación de otro jugador de pasado sevillista, Julio Baptista. El ya ex jugador de la Roma ha firmado por lo que resta de temporada y tres años más con el Málaga. Dada la premura de tiempo y en el caso del brasileño y el argentino el no haberse ejercitado con su nuevo equipo, parece complicado que vayan a estar disponibles para mañana. Diferente es el caso de los atléticos Camacho y Asenjo, que llegaron la semana anterior y sí estarían en disposición de estrenarse en la vuelta copera. En el caso del guardameta su principal hándicap es la prolongada inactividad, dado que no ha jugado ningún partido oficial desde que se lesionó de gravedad en mayo del año pasado al romperse el ligamento cruzado de la rodilla derecha.

Para hacerle un hueco en la plantilla a tanta incorporación —se habla ahora de la posibilidad de firmar al madridista Mahamadou Diarrá e incluso de dar el «pelotazo» de contratar al delantero del Manchester City Emmanuel Adebayor—, Pellegrini ha decidido recomendar las bajas del meta Galatto, el defensa Iván González, los centrocampistas Edu Ramos y Juanito, y los atacantes Albert Luque y Edinho, toda una revolución a mitad de temporada.

Puedes leer este artículo en ABC de Sevilla