Manzano pretende concentrar a la plantilla en Feria

Por  0:30 h.

Sevilla en primavera es una ciudad en fiestas. Pasada la Semana Santa, llega la Feria y con ella una de las citas más esperadas por los sevillanos. Sin embargo, ante las citas importantes que deberá afrontar el Sevilla F. C. en próximas jornadas, y en las que se jugará su clasificación europea, el técnico del primer equipo planea organizar una mini concentración los últimos días de tan señalada semana fuera de la ciudad, y evitar así distracciones en el seno de la plantilla. Así, la idea que está barajando Gregorio Manzano es la de llevarse a sus futbolistas a una localidad cercana, previsiblemente a Costa Ballena, para preparar con tranquilidad el importante partido que deberá afrontar ante el Real Madrid el sábado. La primera plantilla saldría el jueves por la mañana rumbo a la localidad gaditana, donde se alojaría en el hotel en el que ha realizado sus tres últimas pretemporadas de verano.

En el seno de la plantilla la idea no goza de popularidad, ya que no ven con buenos ojos pasar tres días lejos de sus familiares en fechas en las que gusta estar en la ciudad. Si bien aún la medida no ha sido comunicada de forma oficial a los jugadores, entre los mismos ya circula un adelanto de las intenciones del cuerpo técnico, que seguramente espere al choque del domingo en Almería para tomar una decisión ya en firme. Cabe recordar que el club realizará en los primeros días de Feria la ya tradicional comida del primer equipo en una de las casetas que tienen algunas peñas de la entidad en el recinto ferial.

Las concentraciones en esta época del año no son habituales en el club sevillista, y sí lo son en otras circunstancias como preparación de partidos de relevancia o de máxima rivalidad. Sin ir más lejos, en noviembre de 2005 Juande Ramos, entonces técnico sevillista, decidió concentrar al equipo en Ronda, con objeto de preparar un derbi ante el Betis en el Ramón Sánchez-Pizjuán, que finalizaría con victoria sevillista por la mínima gracias a un gol de penalti de Maresca.

La decisión no es firme y podría variar si el equipo muestra una buena cara ante el Almería, pero la intención de Manzano es evitar distracciones como la del año pasado, en la que se viera inmiscuido el centrocampista marfileño Romaric, que contrajo una sospechosa gastroenteritis que le hizo perderse un entrenamiento.