Marcelino y Juande, dos casos muy diferentes

Por  15:08 h.

Mucho se ha estado comentando en las últimas horas a raíz de la marcha de Marcelino del Racing de Santander de forma unilateral la similitud posible entre el caso del asturiano y lo que ocurriera con Juande Ramos y el Sevilla en el pasado. Lo cierto es que lo único que asemeja a ambos caso es precisamente la decisión que tomaron ambos de abandonar el club en el que tenían contrato de motu propio, sin llegar a un acuerdo con la entidad con la que tenían contrato en vigor.

Sin embargo, las diferencias entre ambos son bastante evidentes y no comparables. Marcelino deja el Racing después de anunciar que quería aprovechar el proyecto que le ofrecía el Sevilla, de ganar títulos. Juande juró y perjuró que no se marcharía del club sevillista en medio de la temporada (todos recuerdan su negativa a unas fotos en las que estaba reunido con enviados del Tottenham); el asturiano se marcha tras las mentiras, las faltas de pago y la ausencia de proyecto de un Racing que, si alguien no aparece para solucionarlo, puede sufrir un descalabro merced a la gestión del impresentable personaje indio de Alí Syed. Por su parte, el Sevilla de Juande era un club campeón, estructurado y con proyecto sólido, y que pagaba al día a sus empleados.

Y lo más importante. El asturiano ha decidido dejar el club cántabro dos semanas después de terminar la Liga, por lo que su marcha puede ser cubierta con tiempo y margen de maniobra suficientes para no causar un problema en la entidad racinguista. El de Pedro Muñoz dijo adiós un 26 de octubre de 2007, con la liga ya empezada (era undécimo tras ocho jornadas, a ocho puntos de la Liga de Campeones) y con una plantilla tocada moralmente por el fallecimiento de Antonio Puerta dos meses antes.

Por último, y a modo anecdótico. Marcelino ha tenido el detalle de explicar sus motivos, de responder a las preguntas de la prensa y de decir adiós a sus aficionados. Juande se limitó a colgar un comunicado en su web oficial.

Por tanto, aunque el procedimiento para desvincularse del su actual club ha sido el mismo (acogerse la Decreto 1006/85 ), las circunstancias que rodean ambos son muy diferentes y escasamente comparables.