Marcelo Bielsa rechaza al Sevilla y el club busca otras alternativas

Por  0:22 h.

Bielsa rechazó la propuesta sevillistaLa de ayer fue una tarde de despedidas y de llegadas esperadas que terminaron de frustrarse. El primero en decir adiós fue el todavía técnico del Sevilla Gregorio Manzano, que estuvo elegante en su marcha sin querer entrar en polémicas con la cúpula directiva del club. Quizás el único instante en el que se le pudo ver un amago de elevar una palabra fuera de tono fue al recordar una frase de José María del Nido en la que aseguraba que prefería callarse lo que le pedía el cuerpo que dijera. «Yo tampoco he dicho lo que pensaba y me dictaba el corazón por el bien del Sevilla. Cada uno es dueño de sus silencios. Si el presidente dice que la quinta plaza es un éxito, me siento partícipe de ese éxito», concluyó el de Bailén.

A rey muerto, rey puesto. Pero buscar un nuevo inquilino para el banquillo sevillista no está siendo tarea fácil. Sin ir más lejos, su número en la lista, Marcelo Bielsa, rechazó ayer la propuesta sevillista para dirigir a su primer equipo. El preparador argentino no las tenía todas consigo con el proyecto que le ofrecía el club hispalense, que no quería dejarle total libertad de acción y decisión, algo que sí le facilitan otras entidades como la Real Sociedad, club que también suspira por su fichaje.

Sea como fuere, la dirección deportiva sevillista ya se ha puesto manos a la obra y está centrada en cerrar la pieza primordial de cara a la planificación de la próxima temporada. En la terna de candidatos por tanto vuelven a aparecer Joaquín Caparrós, Quique Flores y, en último término, Marcelino García Toral. Precisamente el técnico utrerano del Athletic de Bilbao dejó la puerta abierta a un posible fin de ciclo en el club vasco, asegurando que «me encantaría seguir en el Athletic, pero no depende de mí. Hay un proceso electoral pendiente y no se sabe lo que va a pasar, hay que esperar». Y es que las elecciones por la presidencia del club bilbaíno se celebran el 7 de julio, por lo que Caparrós no parece muy dispuesto a dejar su futuro tan en el aire hasta el final.

Por tanto, el entrenador, sevillista de pro, está más a tiro que nunca. No obstante, Quique Sánchez Flores, que ya declaró públicamente que algún día entrenaría al Sevilla, y Marcelino García Toral, están en la recámara, aunque no se descartan otras opciones. Lo que está claro es que el Sevilla debe acelerar a partir de ahora las gestiones para su llegada