Pep Martí, durante su etapa en el Sevilla FC (Foto: Kako Rangel)
Pep Martí, durante su etapa en el Sevilla FC (Foto: Kako Rangel)

Martí, sobre el Bayern-Sevilla: «¿Por qué no va a ser posible? El Sevilla nunca se rinde»

El exsevillista, que presenció en el Sánchez-Pizjuán los choques ante el Manchester y el Bayern, ve al equipo capacitado para la gesta en el Allianz

Por  5:00 h.

Inmejorable es el recuerdo que hay en Nervión de un profesional como Pep Lluís Martí. El centrocampista mallorquín dejó una huella imborrable con su personalidad y su fútbol, siendo pieza importante en los años dorados del Sevilla de Juande, con el que levantó dos Copas de la UEFA, una Supercopa de Europa, una Copa del Rey y una Supercopa de España. Martí, a sus 42 años, se proyecta ahora como uno de los entrenadores españoles con más futuro en el panorama de los banquillos. Ha crecido durante los dos últimos años y medio al frente de una entidad de exigencia como el Tenerife y se siente preparado para retos ambiciosos. Desde la isla, viaja continuamente para ver todo el fútbol que puede. Estuvo en el Sánchez-Pizjuán en el partido contra el Manchester, y también en el del Bayern, al que se trajo a su hijo, sevillano y «sevillista». Martí es una figura valorada en el club y, por supuesto, por la afición del Sevilla, que lo ve más pronto que tarde trabajando para la entidad… como a su coetáneo Andrés Palop.

El balear atiende a ABC de Sevilla. Para empezar, Martí recalca que la derrota por 1-2 ante el Bayern no refleja fielmente lo sucedido sobre el césped: «Sinceramente, creo que la fortuna no estuvo con el Sevilla. El equipo trabajó bien en las recuperaciones y los robos de balón, encontrando espacios y sintiéndose cómodo. Fue superior al Bayern Múnich y consiguió adelantarse con el gol de Sarabia. Daba la sensación de que el resultado al descanso iba a ser bastante claro para un Sevilla que estaba haciendo las cosas muy bien, en cuanto a intensidad, trabajo y orden en el campo. Estaba cumpliendo con todo lo que exigía un partido de tanta dimensión y responsabilidad. Pero el primer gol del Bayern, en una jugada desgraciada, hizo mucho daño. Fue un varapalo recibir un tanto así (en propia meta) cuando ellos ni siquiera habían tirado a puerta. En la segunda parte, el Bayern dio un paso adelante. Al Sevilla comenzó a costarle cada vez más recuperar el balón… hasta que de nuevo apareció otra vez la mala fortuna con otro gol en propia puerta. Con todo, el Sevilla no bajó los brazos, con un buen arreón final. He escuchado por ahí quien acusaba al equipo de cansancio o falta de fuerzas en los últimos minutos. Pero la realidad es que el Sevilla acabó el encuentro con unas fuerzas tremendas. Apretó y creó buenas ocasiones. Nzonzi tuvo dos disparos, hubo buenas llegadas de Sarabia, de Navas, de Sandro… en ningún caso el equipo estaba cansado o muerto», explica.

Cuestionado por el ambiente del estadio, Martí no oculta su emoción: «Lo del Sánchez-Pizjuán es un espectáculo. No hay otra palabra para definirlo. Bueno… más bien diría que no existen palabras para describir el ambiente que se vive en el campo del Sevilla. Por mucho que uno se lo quiera contar a amigos o allegados que te preguntan, no hay palabras. Hay que estar allí para vivirlo. La forma en la que el aficionado del Sevilla transmite su sentimiento por el escudo, por el club, por el equipo, es única. En este último choque ante el Bayern, decidí llevar a mi hijo. Se lo había prometido. Acabó alucinado en el estadio. Él nació en Sevilla y, como es lógico, tiene ese aprecio por el Sevilla. Se siente sevillista, pero no había tenido la suerte de disfrutar mucho del Sánchez-Pizjuán, porque cuando se fue de la ciudad sólo tenía dos años. El martes estaba boquiabierto, cantando el Himno del Centenario, disfrutando del Sevilla… ¿Y sabes qué me preguntó al final? Que si podíamos volver en las semifinales. Le dije: ‘vamos a esperar, ojalá tengamos que volver, sería una muy buena señal’», explica el exsevillista.

En cuanto al choque de vuelta en el Allianz Arena, Martí, que ya vivió todo tipo de proezas con el club sevillista, no descarta nada: «El Sevilla fue capaz de hacer un gran partido en Old Trafford y marcar dos goles… ¿por qué no va a ser capaz de hacerlo en Alemania? Es cierto que no tiene nada que ver. Hablamos de diferentes escenarios, diferentes partidos, pero si hay algo que todos conocemos muy bien, y ya lo dice el himno, es que el Sevilla nunca se rinde. Yo creo que el equipo va a salir con esa idea, con esa mentalidad. ¿Por qué el Sevilla no va a poder hacer dos goles? En el fútbol todo es posible… el Barça nos hizo dos en dos minutos, cuando nadie lo creía. El Sevilla tiene que salir en el Allianz con tranquilidad, sin volverse loco, sabiendo que va a tener enfrente a un rival que no va a renunciar al balón en ningún momento y que va a atacar, porque esa es la filosofía del Bayern».

Martí finaliza admitiendo que «evidentemente, noto el cariño de la gente en Sevilla. Ya lo percibí el día del Manchester, con el Bayern y cada vez que voy a la ciudad. Toda la gente que me encuentro por la calle me da su cariño y me transmite ese sentimiento. Es un orgullo. Me siento querido, me enorgullece como persona ese reconocimiento de la afición a la etapa profesional que viví en Sevilla, ese agradecimiento al esfuerzo realizado en su momento por estos colores».

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 17 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
Así está Madrid. Invasión del Sevilla FC "Qué dolor, qué dolor" https://t.co/wsPj3RSRTa - 15 mins ago