Martí quita hierro al recibimiento hostil que le espera a Manzano en Mallorca

Por  12:57 h.

A sus casi 36 años, Pep Martí no sólo sigue jugando al fútbol sino que, además, es pieza fundamental en el esquema de Michael Laudrup, como demuestra el hecho de que el ex sevillista es, a día de hoy, el quinto jugador de campo del Mallorca con más minutos esta temporada. En su segunda etapa en el conjunto bermellón, el centrocampista balear estuvo hasta el ejercicio pasado a las órdenes de Gregorio Manzano, quien, según las informaciones que llegan desde Palma, no será bien recibido por parte de la afición mallorquinista. Martí, en los micrófonos de Punto Radio Sevilla (93.0), ha querido restarle trascendencia al asunto: "Hubo alguna decisión y algún comentario por su parte en los que no estuvo especialmente acertado. En realidad, creo que más que nada se trata de caldear un poco el ambiente para que nuestra afición esté muy enchufada en un partido muy importante para nosotros, ya que se nos avecina un calendario duro y necesitamos asegurarnos la permanencia lo antes posible para no estar sufriendo hasta el último momento".

Las ausencias de los lesionados Kanouté y Jesús Navas son, sin duda, un alivio para el Mallorca, aunque Martí, siempre cauto, prefiere no confiarse: "No hay duda de que son dos referentes muy importantes para el Sevilla, aunque estoy convencido de que quienes los sustituyan rendirán a un nivel parecido y, por tanto, será complicado contrarrestarlos".

También se refirió Martí a las cuentas que baraja el sevillismo con tal de mantener vivas las esperanzas de volver a clasificarse para la próxima edición de la Liga de Campeones. "Es difícil saber lo que va a pasar, cuántos puntos harán falta para acabar entre los cuatro primeros. Desde luego, recortarle al Villarreal nueve puntos en ocho jornadas no es fácil, aunque el hecho de que ellos vayan a luchar por llegar a la final de la Europa League puede suponerles un cansancio añadido del que se puede beneficiar el Sevilla", comentó el que fuera capitán del cuadro nervionense, quien considera que, durante toda la temporada, el Sevilla ha acusado el varapalo que supuso caer eliminado en la previa de la Liga de Campeones: "El equipo se vio afectado por un palo tan duro como ése, aunque después lo superó y ahora está en un buen momento, y, sin duda, está a la cabeza del grupo de cuatro equipos que están por debajo de los dos grandes".