Más vale pájaro en mano… que centrarse en los que están volando

Por  0:30 h.

Se suceden uno tras otro los movimientos en el Sevilla respecto a la configuración de la que será el nuevo proyecto del primer equipo la próxima temporada y parece olvidarse que aún quedan objetivos de la actual campaña por amarrar. Con la clasificación para la Liga de Campeones prácticamente descartada — Fernando Navarro ya la tildó de «imposible» — la misión principal del club de Nervión debe ser dejar amarrada cuanto antes la clasificación para la Liga Europa. Sin embargo, los pinchazos consecutivos en Mallorca y Getafe han apretado una tabla clasificatoria que deja a Athletic de Bilbao, quinto clasificado, y Español, octavo y fuera de Europa, con sólo tres puntos de diferencia. Además, el conjunto de Manzano, sólo un punto por encima de los catalanes, ve como llega por detrás un equipo sin nada que perder como el Levante, que con su increíble racha de partidos invicto está ya a cuatro.

La derrota del pasado sábado ha hecho mucho daño el ya de por sí corto crédito que almacenaba en su haber el actual técnico sevillista, y por eso el club ya trabaja en la búsqueda de su sustituto. Las miras están ahora mismo en dos nombres: Marcelo Bielsa y Joaquín Caparrós. El entrenador argentino es muy del gusto de Monchi, y ya ha dejado caer que le gustaría entrenar en Europa, desechando ofertas de clubes donde es santo y seña, como Neweld’s Old Boys. De hecho, el entorno del «Loco Bielsa» ya va dejando pistas asegurando que sus inclinaciones se derivan en entrenar en un país que habla español, descartando Argentina.

Por otra parte, el caso de Joaquín Caparrós es, a la par, más difícil y más factible. La dificultad principal en la llegada del utrerano al Sevilla radica en que, como aseguró ayer a orgullodenervion.com, «cuando se convoquen las elecciones del Athletic habrá que aguardar por los estatutos de la entidad 40 días, así que aún hay mucho tiempo por delante». Habrá que saber si Monchi y Del Nido le convencen antes para cerrar su proyecto con la pieza clave en el banquillo. Caparrós tiene una ficha muy alta en el conjunto vasco, por lo que debería rebajar sus emolumentos para ajustarse a la política de salarios que suele emplear el club sevillista. Sea como fuere, el de Utrera, si bien lo calla por decoro con su actual club, estaría encantado de regresar a la que siempre ha considerado «su casa». Además, un proyecto con mucha presencia de la cantera es ideal para él.

Con todos estos nombres en el candelero, la distracción en la plantilla sevillista puede ser perjudicial. Si bien el técnico actual del primer equipo insiste y reitera que hace oídos sordos a los mismos y que está centrado en clasificar a su equipo para Europa, lo cierto es que la consecución de los mismos se ve menos clara en las últimas fechas. La imagen ofrecida en las dos últimas salidas han plantado dudas en el propio seno de la plantilla, que no entienden algunas decisiones tácticas del entrenador. La ausencia de Jesús Navas y la duda de Kanouté declinan un poco la balanza del próximo y vital choque del domingo ante el Villarreal, que a buen seguro llegará a Nervión con un ojo puesto en la ida de su semifinal de la Liga Europa, que disputará el jueves de la próxima semana.

Otra de las distracciones respecto al objetivo primordial que debe alcanzar el Sevilla es la aparición de nombres que formarán parte de la plantilla de la próxima temporada. Una vez cerrado el fichaje del alemán Trochowski, el club sevillista está centrado ahora en cerrar la incorporación del mediocentro del Lorient Morgan Amalfitano. El jugador francés ya estuvo incluso en la capital hispalense,hace unos días para conocer la ciudad y conocer a los dirigentes del club de Nervión, que aprovecharon para explicarle el proyecto y hacerle una oferta por cuatro temporadas, tal y como adelantó orgullodenervion.com. El jugador, que acaba contrato en junio, se está vendiendo al mejor postor para buscar una alta ficha, algo que le posibilita el hecho de que su fichaje le salga a coste cero al club que le pretende. Villarreal y un club de la liga inglesa están también tras sus pasos.

Sea como fuere, bien haría el club sevillista en centrar sus miras en cerrar la clasificación europea para el próximo ejercicio, ya que una temporada sin la misma sería considerada un fracaso y cerraría las puertas a esas contrataciones.