Máxima inquietud: Romaric sigue sin encontrar equipo

Por  0:00 h.

A menos de cuarenta y ocho horas para que se cierre el mercado de fichajes, Romaric sigue sin encontrar equipo. Descartada la posibilidad del Lille, la gran esperanza del centrocampista marfileño, su agente, David García, trabaja contra el reloj para encontrarle destino, ya sea como cedido o a través de un traspaso. La situación es inquietante tanto para el futbolista, que podría pasar en paro la primera parte de la temporada, como para el Sevilla, que no cuenta con él —ni siquiera le ha dado un dorsal— pero que, en caso de no desprenderse de él, tendría que seguir abonándole la altísima ficha que tiene firmada.

Mucho más optimismo hay en torno a Dabo, otro de los descartes de Marcelino. El lateral francés está muy cerca de recalar en el Olympique de Lyon, club al que será vendido a cambio de unos dos millones. De confirmarse, el Sevilla cerraría una operación muy favorable, ya que Dabo, que ofreció un rendimiento muy discreto en su primera y única temporada como sevillista, llegó libre a Nervión.

Menos claro parece el futuro del central Bernardo. El canterano ya tiene ficha con el primer equipo, pero, de momento, es la última opción para la defensa —tiene por delante a Spahic, Escudé, Cáceres, Alexis e, incluso, Fazio— y se antoja complicado que vaya a disfrutar de muchos minutos esta temporada, más aún después de la prematura eliminación europea. Su representante, Álvaro Torres, no descarta que si le llega alguna opción interesante a última hora la acepte.
Quien sí va a seguir es Tom de Mul, que ha vuelto al equipo tras un par de cesiones. El extremo belga comenzó la pretemporada con el cartel de claro descarte, aunque su trabajo en los entrenamientos ha gustado a Marcelino, quien quiere tenerlo como recambio de Jesús Navas. Otra cosa es que tenga minutos, ya que el palaciego, si le respetan las lesiones, a buen seguro será uno de los jugadores que más juegue esta temporada.

Juan Morilla

Juan Morilla