César Luis Menotti
César Luis Menotti

Menotti: «Sampaoli jerarquiza una profesión que la mayoría desprestigia»

El mítico entrenador argentino, fuente de inspiración del técnico sevillista desde hace décadas, reconoce que le gusta ver jugar al cuadro nervionense

Por  3:55 h.

«Uno de los mejores equipos que vi en mi vida fue el Huracán del 73; a ese equipo lo recordaré siempre». La frase, pronunciada por Sampaoli en numerosas ocasiones y en claro homenaje a la figura del que fuera entrenador de aquel conjunto de leyenda, César Luis Menotti, conlleva el cariño por una idea y el deseo de vivir y morir por la misma. Sampaoli entonces sólo tenía trece años. Un niño que miraba a Menotti. Era sólo eso. Un niño que apuntaba en su libretita lo que más le gustaba y que soñaba con soñar. Hoy, 44 después y con ABC como testigo, es Menotti el que observa sigilosamente desde su Argentina natal. Atiende el teléfono, escucha el nombre de Sampaoli, suspira, se relaja y comienza a hablar. «¡Jorge Sampaoli! La mayoría de los entrenadores del mundo desprestigian esta profesión. Y Sampaoli la jerarquiza. No hago más divisiones. Ya no más. En el fútbol no hay entrenadores excelentes y otros buenos o malos. No. En el fútbol está el que cuida su profesión, como Sampaoli, y los que parecen obsesionados por estropearlo todo. Mire, yo no tengo amistad con Sampaoli. Pregúntele. Lo conozco, sí. Poco más. Pero lo que hizo, hace y hará es excelente».

—¿Leyó alguna vez o escuchó en alguna ocasión los elogios de Sampaoli hacia usted?

—No, no sé. No importa. Bueno, puede alegrar. Lo que yo pienso de Sampaoli es así, no porque él me haya podido tener en cuenta hablo de una forma u otra. También tengo amigos feos, los quiero y no les digo que son guapos (se ríe). Con Sampaoli también es un lujo hablar de fútbol. Estuvimos un día entero conversando. Me acuerdo, sí. Me gustaba cosas que veía con Chile y fui a preguntarle. Tiene un compromiso con lo estético que lo hace distinto. Si jugás bien tendrás más posibilidad de ganar. Es así. Pero también hay más…

—¿A qué se refiere?

—Están también las relaciones de afecto con el público. Cuando jugás bien y perdés, el hincha te espera. Lo hace, de verdad. Sabe que podrás. Cuando jugás mal y perdés, te quedas sólo. En el buen juego está la esperanza.

—¿Le sorprende lo que está haciendo en su primera temporada en Europa?

—Yo no ando buscando sorpresas. Sampaoli era excelente. Y Sampaoli es excelente. Luego, claro, hay circunstancias que definen de una manera y otra. Pero el Sevilla es un club bien instalado, buenos jugadores, buenos fichajes…

—¿Es el Sevilla uno de los equipos que más le gusta ver?

—Sin duda. Me gusta mucho. Juega bien, ¿verdad? Y gana mucho, ¿no? Es sólido y tiene las ideas claras. El progreso aparece por ahí. El otro día vi un partido de Las Palmas. También me gustó.

—¿Puede ser el fútbol una forma de arte?

—Debería serlo. Como Camarón y Paco de Lucía. Como cuando surge lo estético y lo agradable.

—¿Los conoció?

—A Paco. Era muy amigo mío. Me hizo hasta comprar una guitarra. A él se la hacían en un sitio. Y me dijo que yo debía tener una para llevármela a Argentina. Tardaron un año por lo menos en hacerla. ¡Uff!

—¿Cuándo vendrá al Sánchez-Pizjuán?

—Cuando me inviten. A ver si Sampaoli nos lee (se vuelve a reír). O Lillo. Lo conozco, sí. ¿Sabe cómo lo conocí? Yo entrenaba al Atlético de Madrid y me dijeron que había un chico que quería ver los entrenamientos (temporada 1987-88). Era Lillo. Hablé con él y me dijo que sólo quería mirar. Acabamos tomando café. Y quedábamos de vez en cuando. Es un estudioso. Me da alegría que esté también en Sevilla con Sampaoli. El fútbol es también una forma de vida. Y en Andalucía hay pasión. Fue como cuando fui al estadio del Betis. Escuché un silencio en mitad de un partido. Y era porque un jugador (Gabriel Calderón) iba a tirar una falta. Eso es pasión. Tremendo. La gente de Andalucía es viva.

—Muchos jugadores argentinos que han jugado en el Sevilla han dicho que el ambiente más parecido al de su país es el de aquí…

—Seguro.

—El que lo sintió fue Bilardo. ¿Muy cansado o harto de la línea entre los menottistas o bilardistas?

—No, no. Eso es un problema de ustedes (se ríe).

—El último argentino en llegar ha sido Walter Montoya. ¿Qué le parece?

—¡Qué suerte tuvo que le tocara Sampaoli para dar el salto a Europa! Ese chico es bueno. Necesita a su entrenador, sobre todo, con el cambio. Pero mejorará, seguro. Ya tiene a Sampaoli con él…

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Dr (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@chigr_ Me he acordado especialmente de ti. Mucho ánimo - 4 horas ago