Meritorio empate del filial ante el líder (0-0)

Por  19:43 h.

Ramón Tejada y Jesús Galván, técnicos del Sevilla AtléticoJusto empate a cero en un partido con una buena primera parte y con una aburridísima segunda mitad, en la que pareció que ambos conjuntos se conformaban con el empate. Puntúa el filial sevillista en un Ramón de Carranza que esperaba ver algo más de fútbol entre dos equipos con buen trato de balón.

La primera parte se desarrolló de menos a más, con dos conjuntos que empezaron el choque de manera muy respetuosa con el rival, con demasiado miedo a cometer un error que diera ventaja al rival. El filial sevillista se mostró muy bien plantado en el campo, sobre todo atrás, solucionando con solvencia los problemas que le causaban los atacantes locales, pero sin capacidad para controlar el balón en el campo de su oponente.

El Cádiz controlaba la pelota en el centro del campo y con ella el ritmo del partido, pero creando ocasiones de peligro de manera irregular, volcando todas sus acciones sobre la banda izquierda, donde el veloz Ikechi trataba de poner centros sin demasiado éxito. Un balón al palo de Juanjo se convirtió en la ocasión más clara de los amarillos en la primera mitad, tras un centro raso de Ikechi.

Los hombres de Ramón Tejada se dedicaban a esperar atrás, buscando una buena contra, con un Hugo muy activo en toda la primera mitad, con Luis Alberto y Hiroshi como hombre objetivo de los balones en largo. Pero la defensa local se encargaba de ahogar cada ocasión sevillista, que se limitaban a disparos contra la portería de Aulestia desde fuera del área. El lateral Morales salvó los muebles a su equipo a cinco minutos del pitido para el descanso en una acción defensiva en la que le robaba la cartera a Juanjo, que se quedaba solo ante Julián.

En la segunda mitad el Sevilla Atlético dejó patente su superioridad física sobre el campo. El Cádiz bajó la intensidad de su juego, debido sobre todo a la presión que su rival le hacía en todo el campo, esperando un fallo de la zaga cadista que no llegó a producirse.

Poco a poco el filial también fue viendo mermadas sus fuerzas y el partido se estancó diez minutos después de empezar la segunda mitad, dando la impresión de que ambos conjuntos se conformaban con el empate a cero inicial. El partido estuvo aburrido incluso para el trencilla, que tan solo mostró una tarjeta amarilla en todo el encuentro, al local Héctor Yuste por una dura entrada sobre un rival. La ocasión más clara de esta segunda mitad fue también para el equipo amarillo con un balón al palo de Juanse tras atrapar un centro de Cases.

Los locales llegaron al final del partido muy cansados, factor que aprovechó el Sevilla para intentar cercar el área de Aulestia, pero con muchos apuros el Cádiz lograba despejar el peligro de manera continua. Al final un empate en un partido con dos partes muy diferentes en las que ninguno de los dos equipos supo encontrarle puntos débiles a su rival.

Redacción

Redacción