Monchi: “Estamos ante el Sevilla que todos soñábamos, capaz de jugar finales y ganarlas”

Por  1:53 h.

ImageInteresante entrevista que nuestro compañero de ABC de Sevilla Juan Manuel Ávila le hace al director deportivo del Sevilla FC Ramón Rodríguez, ‘Monchi’. El ex guardameta hace un repaso del Sevilla actual y habla de algunos aspectos de la planificación para la próxima temporada, así como de algunos nombres propios como Chevantón, Luis Fabiano y Poulsen, las ofertas por Alves y la continuidad de Kanouté.

—¿Cómo se siente al saber que a falta de dos jornadas para el final del campeonato de Liga está cubierto el objetivo inicial, se tiene un nuevo título europeo en el bolsillo y la posibilidad de sumar dos más nacionales?

—Los sentimientos son un poco contradictorios. Por un lado estoy contento y feliz porque se ha conseguido el objetivo prioritario que era la clasificación para la Champions, y además se ha logrado otro, que aunque no era prioritario, nos ha dado una alegría tremenda como ha sido repetir el título de campeón de la UEFA. Y por otro, estamos con el resquemor y la incertidumbre por ver de qué somos capaces en las dos competiciones en las que tenemos la posibilidad de salir también campeones. En condiciones normales estaríamos satisfechos y contentos por haberse cumplido los objetivos, incluso por encima de lo que cabía esperar, pero ahora nos vemos en la necesidad de hacer algo más importante aún y eso hace que no nos relajemos.

—En su doble condición de director deportivo y de hincha sevillista, ¿cómo está viviendo la bonanza actual del club?

—Como director deportivo la verdad es que estoy disfrutándolo poco, porque el trabajo diario siempre conlleva alguna preocupación y eso hace que tengas poco tiempo para sentarte a valorar lo que está pasando. Supongo que cuando pase el tiempo nos daremos cuenta del valor de estos logros. Como sevillista que soy, y lo llevo a gala, creo que estamos ante el Sevilla que todos soñábamos, un equipo capaz de jugar finales y ganarlas y codearse con la elite del fútbol nacional y europeo. Afortunadamente esta generación de sevillistas está disfrutando de ello.

—De los elogios que llegan de fuera, ¿cuál es el que le ha dejado más satisfecho?

—No me quedaría con algo en particular, pero sí me llena de orgullo cuando escucho o leo, como ha pasado recientemente con Van Nistelrooy, que el Sevilla es uno de los mejores equipos de Europa, como también han dicho otros jugadores y entrenadores rivales. Esa frase a mí me marca. La perspectiva, a los que estamos dentro, no nos da para valorar lo que estamos haciendo, pero cuando tú lees cosas te das cuenta de que algo grande estamos haciendo.

—El presidente, que lleva cinco años en el cargo, se queda con Martí como fichaje de ese período. ¿En los siete que lleva Monchi de director deportivo, con cuáles se queda?

—De cada uno se puede contar una historia, pues en cierto modo todos son hijos, que han sido engendrados y paridos como fichajes. Quizás por el hecho de haber comenzado la andadura juntos siempre me quedé con los más veteranos, con David, Javi Navarro, Martí, Aitor, con ellos la afinidad es mayor por llevar más tiempo juntos. Ahora si me dices un jugador que hemos descubierto y que no llegó con mucho protagonismo y ha ido adquiriéndolo poco a poco, siempre nombro a Escudé. Su llegada también ha coincidido con el crecimiento más rápido del Sevilla, pues llegó en febrero del 2006 y desde entonces el equipo lo que ha hecho es ganar títulos y conseguir objetivos importantes, pero también hay que recordar que su fichaje generó dudas al principio y después su rendimiento ha sido tremendo.

—No ha nombrado a Daniel Alves, el jugador que quizás le haya dado más lustre y fama a su labor como director deportivo.

—Sí, quizás sea el nombre que todo el mundo pone por ejemplo para decir qué bien trabaja el Sevilla que ha traído a Daniel Alves. En ese caso también se podría hablar de Adriano o de Julio Baptista, que han sido casos parecidos. El caso de Daniel representa el ejemplo de cómo trabaja esta dirección deportiva al traer a un jugador joven, desconocido, y que después su rendimiento ha crecido a pasos agigantados.

—De los fichajes realizados esta temporada Poulsen está siendo el más destacado y rentable, ¿no?

—Sí, pero si lo ponemos como ejemplo, es difícil que los demás puedan llegar a ese nivel. Pero creo que en momentos puntuales todos los jugadores que han llegado han aportado cosas interesantes. Está claro que pueden aportar más, pero también que el primer año suele ser el más complicado. El caso de Poulsen es comparable a los de Baptista o Escudé, que desde el primer día se clavaron en el suelo y empezaron a rendir. Pero creo que tanto Cobeño, como Hinkel, Duda, en estos últimos partidos, o Chevantón, en momentos puntuales, o Kerzhakov han hecho lo que tenían que hacer. Cuando hicimos la planificación de esta temporada queríamos mejorar la plantilla, por si teníamos que disputar muchos partidos, no ya los 63 que vamos a jugar al final, y llegar lejos en las tres competiciones, lo hiciéramos con garantías. Sin una plantilla compensada hubiera sido imposible llegar a estas alturas como lo hemos hecho.

—¿Cree que el Chevantón que se ha visto es su mejor versión?

—No. Creo que tiene que mejorar y madurar. Para mí es un caso similar al de Luis Fabiano. El Luis Fabiano que se ha visto esta segunda temporada y no sólo por sus cifras, el año pasado hizo 7 goles y éste lleva 15, sino también por su rendimiento. A Cheva creo que le va a pasar lo mismo, aunque sus números ya son mejores que los de Luis Fabiano el año pasado, pues habiendo jugado menos partidos ya lleva 9 goles, pero creo que tiene que rendir mucho más porque lo ha hecho siempre en los equipos en los que ha estado. Hay que tener en cuenta que sufrió una lesión importante que lo tuvo apartado tres meses y que sabe que el club hizo una inversión importante por él. Esa etiqueta hasta que uno no la asume y se la quita suele pesar. Eso le crea una presión que a veces le hace caer en la precipitación.

—¿Con Cobeño, al ver el rendimiento que ha dado cuando se ha tirado de él, se ha quitado un peso de encima?

—No. Quizás me alegre más por él, porque es un chaval muy trabajador y que llegó con unas ilusiones tremendas al Sevilla. Trabajar a la sombra de Andrés Palop es muy complicado. Tener esas gotas de protagonismo y sentirse actor principal en determinados momentos es importante. Yo me alegro por él. Que las cosas le vayan bien a los jugadores que traemos me alegra por el Sevilla, no por mí.

—Se decía que Kerzhakov era un fichaje para la temporada que viene, pero el ruso ya está aportando cosas importantes en ésta…

—A todos nos está sorprendiendo su adaptación. Lo que queríamos era que en estos meses se fuera aclimatando a la ciudad, al idioma, a nuestro fútbol. Todo ha sido mucho más rápido, se le ve muy feliz y eso se traslada después al campo. Es un jugador que nos va a aportar mucho, porque tiene muchas cualidades, velocidad, remate, trabajo… Y es un futbolista que es difícil que cambie, luego podrá estar mejor o peor, pero su rendimiento siempre estará en un nivel similar.

—¿Hará el Sevilla un desembolso mayor al que hizo por Chevantón en un solo futbolista para su estreno en Liga de Campeones?

—Tenemos más o menos claro lo que hay que reforzar en la plantilla, pero todavía no hay una previsión exacta de lo que se va a invertir en esta parcela. Vamos a intentar potenciarla para seguir con garantías en todos los frentes. La inversión será global y si nos ahorramos algo en algunos puestos, habrá más margen para otro. Pero no creo que hagamos un esfuerzo sobrehumano por un solo futbolista porque no es nuestra forma de actuar.

—Viendo el rendimiento que ha dado Kanouté esta temporada, la cifra extraordinaria de goles, su edad, su estado físico, etc… son muchos los que piensan que es el momento ideal para traspasarlo.

—Desprenderse de Kanouté no es ninguna obsesión y ojalá pudiera seguir con nosotros muchos años dado su rendimiento. Encontrar un jugador que marque 29 goles no es fácil y nosotros lo tenemos aquí. Además es un jugador muy completo, pues la temporada anterior, que no marcó ni la mitad de goles que lleva en ésta, también ofreció muchas cosas al equipo y fue muy importante. Nos da muchas cosas que es difícil encontrar en otro jugador, pues aparte de su labor técnica y táctica hay que tener en cuenta lo que intimida al contrario y cómo defiende y es fundamental en las estrategias a balón parado. La idea nuestra es la de prorrogar su contrato, aunque no hemos entrado con profundidad a hacerlo todavía. No sé si habrá al final ofertas que se puedan valorar, pero nuestra idea es contar con él para la temporada que viene. Kanouté es un jugador que cualquier equipo desearía tener.

—¿El problema de Hinkel es sólo el jugador que tiene por delante?

—Primero se ha encontrado que tiene en su puesto a un jugador que quizás sea el mejor lateral derecho del mundo y que además le ofrece al Sevilla muchas prestaciones. Después su adaptación ha sido más lenta que la de otros compañeros como Poulsen o Kerzhakov, por su idiosincrasia, el idioma, etc. También le costó más trabajo asimilar el sistema de juego que nosotros utilizamos, pero su rendimiento ha ido creciendo y estamos contentos con él porque es un magnífico profesional y estamos seguros de que su segunda temporada va a ser mucho mejor y se podrá ver al mejor Hinkel.

—Dado el rendimiento rutilante que ha ofrecido Daniel Alves este año y su progresión, parece probable que este verano sí venga alguna «oferta fuera de mercado» que haga inevitable su traspaso…

—Vamos a esperar. Puedo decir lo mismo que repite el presidente, que aquí todo se escucha y que si viene esa oferta irrechazable se estudiará. Pero pienso que en fútbol entre el dicho y el hecho hay un trecho. Aquí todavía no ha llamado nadie en esta temporada diciendo que ofrece «tanto» por Daniel. Está claro que es un futbolista que por su rendimiento, condición de comunitario, su internacionalidad, el estar jugando ya competiciones de primer nivel y su edad es un futbolista muy codiciado. Es evidente además que el carácter de «irrechazable» de la oferta que pudiera llegar va subiendo al subir también el caché y las aspiraciones del club. El año pasado el presidente rechazó una oferta de 17 millones de euros, que si se repitiera ahora estoy seguro que ni la tendría en cuenta. La cotización de Daniel ha subido y eso hay que ponerlo en el haber del presidente, porque quizás otros no hubiéramos dicho no a una oferta tan importante por un lateral. El tiempo nos ha quitado a nosotros la razón y se la ha dado a él.

—Ahora la intención es mejorar la plantilla, porque según sus propias palabras será difícil mejorar el equipo….

—El once titular tipo, aunque sea difícil establecer uno con Juande, o el más utilizado es difícil de mejorar, pues ahí están los resultados alcanzados con él, pero entre los 23 ó 24 jugadores utilizados hay quien ha participado más y quien menos. Ahí es donde tenemos que tratar de atacar. También tenemos más margen porque la plantilla profesional es de 22 jugadores, con lo que quedan tres fichas por utilizar. Intentaremos que la competencia siga siendo el principal argumento de la plantilla, para que a la hora de hacer una alineación no sepamos quién va a poner Juande. Soy de la opinión de que a las plantillas hay que renovarlas todos los años. Tienen que venir nuevas caras para evitar la monotonía. Lo que nos tranquiliza y nos hace trabajar con paciencia y sin sobresaltos es saber el nivel que ya ha dado este grupo, pues sabemos que aunque no hiciéramos ningún fichaje ya tendríamos un equipo competitivo.

{moscomment}

Redacción

Redacción