Muchas dudas antes de lo serio

Por  17:30 h.

Sufrida victoria del Sevilla FC esta tarde ante el Cádiz CF (2-3) en el partido por el tercer puesto del Trofeo Carranza, y que deja sensaciones negativas de cara al importante choque de la semana que viene ante el Barcelona en la Supercopa. Los sevillistas volvieron a hacer un mal partido, sobre todo en la primera mitad, y pasaron algunos apuros para superar a un rival muy por debajo de su nivel. Álvarez deberá trabajar bastante esta semana para imponer ese ‘sello’ de buen juego que pregona. Negredo, en dos ocasiones, y Fazio, fueron los goleadores sevillistas, en un debut de Cigarini que mostró buenos detalles pero al que le faltan minutos con sus compañeros.

Cádiz CF 2 Sevilla FC 3
2 – Cádiz CF
Álvaro Campos (Juanfer); Pecci, Germán (Cifu), Rubén Díaz, Tiri, Moke, Velasco (Enrique), Caballero (Fran Cortés), Lolo Armario, Hugo García (Diego), Aarón.
3 – Sevilla FC
Javi Varas; Dabo (Lolo), Cala, Fazio, Luna; Romaric (Jesús Navas), Guarente (Zokora), Cigarini; José Carlos (Perotti), Rodri (Alfaro) y Negredo.
Goles
1-0, min. 4, Caballero; 1-1, min. 9, Fazio; 1-2, min. 63, Negredo, 2-2, min. 69, Aarón; 2-3, min. 74, Negredo.
Árbitro
Figueroa Vázquez amonestó a Germán y Moke, por el Cádiz; y a Romaric, Alfaro y Guarente, por el Sevilla. Expulsó por doble amonestación al cadista Cifu.
Incidencias
Tarde calurosa y terreno de juego en malas condiciones. Poco público en el Ramón de Carranza. Partido por el tercer y cuarto puesto del 56º Trofeo Carranza.

El único interés, por decirlo de alguna manera, del partido en la primera mitad fueron los goles. Ambos por sendos fallos de los porteros. A los cuatro minutos, Javi Varas cantaba en su salida en un córner para permitir que Caballero cabeceara al fondo de la red. Tan sólo cinco minutos después, la moneda se daba la vuelta. Cigarini sacaba una falta picada por encima de la zaga cadista para que Fazio rematase por encima de la salida de Álvaro Campos.

Cualquiera creería que el encuentro iba a ser entretenido, pero todo lo contrario. El suplicio hasta el final de la primera mitad fue duro, e invitaba a hacer otra cosa menos ver el choque. El centro del campo sevillista no se hacía dueño y señor del partido ante un rival de escasa calidad y mucha voluntad. No había incursiones por banda, ni ocasiones de gol. Sólo José Carlos lo intentaba y era el más destacado. Cigarini andaba perdido por el campo y Negredo ni la olía. El pitido que señalaba el túnel de vestuarios, lo más agradable de la primera mitad.

Doblete de Negredo

En la segunda mitad, el Sevilla no mejoró. Su rival tocaba más el balón, con más sentido, y con alguna ocasión. Rodri tuvo una buena ocasión tras un robo de Cigarini, pero estrelló el balón el cuerpo del portero cadista. El italiano también sirvió un buen balón a Negredo, pero este disparó desviado. Pero en la segunda ocasión de la que dispuso, el madrileño picó el balón por encima del portero, mandando callar a la afición local, que le había insultado minutos antes.

Pero la alegría duró poco. El árbitro señalaba penalti de Guarente sobre Moke, que Aarón convertía en el 2-2. El partido entró en una fase loca, polémica y de ida y vuelta. Negredo hizo su doblete de la tarde en una jugada en la que la defensa del Cádiz se quedó pidiendo fuera de juego. Este tanto mató el partido, ayudado por el carrusel de cambios en el que entraron ambos equipos y por un pique en los estertores del encuentro. Queda mucho por mejorar para afrontar con garantías la Supercopa.