Murió con las botas puestas

Por  20:30 h.

Derrota con saber dulce la del Sevilla Fc esta noche en el Ramón Sánchez Pizjuán ante el FC Barcelona. En un partido que, con 0-3 en el marcador, parecía perdido, el Sevilla tiró de casta para poner en apuros al mejor equipo del mundo, que había dominado sin complicaciones hasta la mitad de la segunda parte. La derrota del Mallorca en Riazor pone en franquicia la Champions para los de Nervión, que dependen de sí mismos en Almería para lograrla.

Sevilla FC 2 Barcelona 3
2 – Sevilla FC
Palop; Konko, Fazio (Squillaci, min. 25), Escudé, Adriano (Lolo, 67); Jesús Navas, Zokora, Renato (Stankevicius, min. 60), Capel; Luis Fabiano y Kanouté
3 – FC Barcelona
Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Maxwell (Abidal, min. 66); Xavi (Touré Yayá, min. 86), Busquets, Keita; Messi, Pedro y Bojan (Jeffren, min. 90).
Goles
0-1, min. 4, Messi; 0-2, min. 27, Bojan; 0-3, min. Pedro; 1-3, min. 68, Kanouté; 2-3, min. 70, Luis Fabiano.
Árbitro
Undiano Mallenco (C. Navarro) amonestó a Capel y Zokora, por el Sevilla; y a Busquets, Pedro, Bojan y Valdés, por el Barça. Expulsó por doble amonestación a Konko.
Incidencias
Unos 42.000 espectadores en el Ramón Sánchez Pizjuán, 600 seguidores azulgrana. Terreno de juego en perfectas condiciones y temperatura agradable.

Duró tan sólo cuatro minutos el partido en tablas en el marcador. El tiempo que tardó Messi en cazar un balón a la espalda de la zaga sevillista y anotar el primero a la mediavuelta. El Barça fue dueño y señor del partido hasta el pitido que señalaría el descanso. Los pequeños delanteros azulgrana cogían una y otra vez las vueltas de los jugadores sevillistas.

Las malas noticias se sumaban para el equipo de Antonio Álvarez, que perdía a Fazio por lesión de tobillo. Squillaci entró para sustituir al argentino. Pero pronto llegó el segundo del Barça. Excelente balón de Xavi a por detrás de la defensa, que aprovechaba Bojan en el mano a mano con Palop para sumar el segundo. En media hora el partido se había finiquitado. El Barça jugaba con tiralíneas, con los futbolistas del Sevilla corriendo como pollos sin cabeza. La frustración se palpaba en la grada, viendo que ante el mejor equipo del mundo ya poco más se podía hacer. La única ocasión sevillista llegaría a cinco minutos del final, con un gran disparo de Luis Fabiano que obligó a lucirse a Valdés.

Y en la reanudación las noticias no invitaban a optimismo alguno. Konko veía injustamente la segunda amarilla y se marchaba a la ducha dejando al Sevilla con diez. El Barça dilapidaba una ocasión tras otra y sólo quedaba rezar para que no cayeran más goles en la cuenta sevillista. Pero claro, esto no se puede mantener durante mucho tiempo ante el mejor equipo del mundo y Pedro cazó un buen disparo desde la frontal para anotar el tercero. Adriano seguía sumando miembros a la enfermería con otra lesión muscular más.

Gol del Deportivo y atisbo de remontada

Las alegrías llegaban por la radio con el gol del Deportivo en Riazor y coincidía con el tanto de Kanouté. El aficionado sevillista se animaba ante lo negro de la noche. Y enloquecería con el gol de Luis Fabiano en una empanada monumental del Barça. El Sevilla comenzaba a creer en la remontada, algo que diez minutos antes era una temeridad. El Barça temblaba ante la posibilidad de dejarse la liga y los de Antonio Álvarez arrinconaban a su rival. Sin embargo, no hubo ocasiones en ninguna de las áreas hasta el pitido final de Undiano Mallenco. Gran final de partido y mejores noticias con el resultado de Coruña.