El antes y el hoy con las crónicas de ABC de la eliminatoria de octavos (Foto: SFC)
El antes y el hoy con las crónicas de ABC de la eliminatoria de octavos (Foto: SFC)

«Necesitamos sentir otra vez unos cuartos de final de la Copa de Europa»

Antonio Valero, integrante del único Sevilla que superó los octavos de final de la máxima competición continental (1957), anhela repetir experiencia

Por  3:55 h.

Desde una ventana de su casa, en la calle Luis Montoto, se ve algo el Ramón Sánchez-Pizjuán. De hecho, lo primero que hace, con la ayuda de su cuidador, Jesús, es asomarse por el cristal y ver compungido y emocionado el horizonte. Esa es parte de su vida: mirar y recordar mientras espera que en la televisión aparezca su Sevilla Fútbol Club e ilusionarse pensando en la llegada de sus nietos. Hace ya tiempo que Antonio Valero, mítico jugador del Sevilla que consiguió la clasificación a los cuartos de final de la Copa de Europa (1957), decidió vivir en la sombra. Tiene 85 años e infinitos pasajes sevillistas. «Es inevitable pensar. ¿Hace ya casi 60 años de lo del día del Aarhus? Hicimos un partidazo en Sevilla. Nos hablaban antes del partido de un reto, de una oportunidad. Y mire ahora: quién me iba a decir que íbamos a estar tantos y tantos años sin hacer algo igual (se queda callado)».

Valero trata de hablar rápido, como si no quisiese que se le escapase algún dato. La emoción le puede. «De vez en cuando, sobre todo por mis nietos, que son más sevillistas que el escudo, les enseño las fotos que tengo ahí», declara mientras señala unos álbum que recorren su vida. Algunas imágenes parecen contarle el aliento. «Ahora, con los recuerdos, te das cuenta de muchas cosas. El Sevilla es parte de mi vida. Teníamos un equipazo: Ruiz Sosa, Antoniet. Arza, Pepillo… Mis compañeros (vuelve el silencio). Nosotros no teníamos dinero para viajar en avión y nos pegábamos unos viaje en autocar que eran increíbles. El fútbol y la vida han cambiado mucho. ¿Sabe lo que hizo una vez Helenio Herrera por nosotros? Fue  unos años antes. Habló con el presidente, Ramón Sánchez-Pizjuán, para que nos pagaran algo por la buena temporada. ¡Nos terminaron pagando 1.000 duros para cada uno! Algún jugador creo que se molestó porque Helenio se llevaba 2.000, pero bueno, qué más da. Era normal, ¿no? Si él era el entrenador y lo que ganamos fue gracias a lo que hizo…. Helenio era un entrenador increíble. No sé cómo lo hacía. Creo que debía tener técnicos por toda España. Pero cada vez que jugábamos con un equipo nos decía absolutamente todo de cada uno de los jugadores».

Valero estuvo diez años en el Sevilla, de 1954 a 1964, pero sin duda la campaña 1957-68 tiene para él un sabor distinto. «Antes del Aarhus eliminamos al Benfica, ¿eh? Luego en cuartos de final nos tocó el Madrid, un equipazo, y no pudimos hacer nada. Pero esos momentos, esos instantes en los que sientes que eres uno de los grandes de Europa; cuando entiendes que sólo hay siete equipos más como tu empiezas a valorarlo. Nosotros, los sevillistas, necesitamos sentir otra vez unos cuartos de final en la Copa de Europa. Y a mi, personalmente, me gustaría vivirlo en el estadio. Hace mucho que no voy. Es que no puedo, ¿entiende?», dice mientras mira a su cuidador, Daniel.

Valero, emocionado, revela que el presidente del Sevilla, José Castro, lo visitó hace unas semanas y que le dijo que quería ver un partido junto a él en el palco. «Me dijo que le diga qué día quiero ir. Me animó. Me emocionó mucho porque eso significa que no se han olvidado de mí. Pero de verdad que es muy difícil. Me operaron hace un año del corazón y no puedo caminar. De mente, eso sí, estoy bien», declara mientras muestra una sonrisa pícara y bromea con Daniel. «¿Sabe lo que pasa? Que Daniel es bético.  Y yo le doy un poquito de caña». El cuidador, atento y pendiente a todo lo que comenta Valero, le devuelve la moneda con un «pues el otro día fuimos portada de ABC y por una buena victoria, ¿eh?». Se nota el buen ambiente. Valero acaba de terminar de desayunar y se dispone a ver la televisión para ver si encuentra algo del Sevilla. «Este año me he tenido que suscribir al canal ese que dan los partidos de mi equipo. Pero, ¿sabe una cosa? Lo que no saben ellos, los de la tele, que yo me entero de los goles mucho antes de que se vea. Desde mi casa se escucha a la afición, a mi afición. Y cuando hay un gol no hay nadie quién lo cante mejor».

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Siempre, un espectáculo @arrebatoficial en su casa, Sevilla . https://t.co/YlQX6ArhRM - 17 horas ago