Negredo: “Me gustaría superar los 19 goles de mi último año en el Almería”

Por  0:30 h.

Negredo celebra uno de los goles al Real Unión—¿Sabe cuántos goles lleva?

—¿Esta temporada?

—Sí.

—Cinco

—¿Y la pasada cuántos hizo?

—Once en la Liga, dos en la Copa del Rey y uno en la Champions League. Son 14, ¿no?

—Eso es. ¿Y es capaz de decirme cuántos va a marcar esta campaña?

—No, eso no, nunca me pongo meta. Aunque sí que le digo que me gustaría superar la cifra de tantos que marqué en mi último año en el Almería…

—Que fueron…

—Diecinueve.

—Hablando de números, los dos ante el Real Unión no estuvieron mal, ¿verdad?

—Hoy ha habido guasa en el vestuario con eso, sobre todo con el primero. Que si sorprendí, que si no se lo esperaban… Sobre todo Perotti, que es el que más caña me dio, estuvo de cachondeo.

—¿Qué le decía?

—Es que siempre está con la guasa de que tengo pinta de torpón. Nada más verme en la ciudad deportiva me vino y me dijo. «¿Pero cómo pudiste hacer ese gol?». Me lo dijo con el acento argentino y me hizo mucha gracia.

—Explíqueselo, explíqueselo.

—Lo he podido ver en la televisión y sí que fue un buen tanto, es verdad, más que nada por el control. Me llegó un balón en largo de Julien y vi que había dos defensas pegados, pero al intentar controlarlo noté como uno de los defensas se marchaba pensando que era imposible que lo tocara. Me quedé sólo ante el portero y por suerte pude marcar.

—Y el segundo, ¿fue una jugada ensayada?

—Le dije a algunos compañeros que había en el área que me bloquearan y José Carlos que me la pusiera en el punto de penalti. Yo esa jugada sí la había hecho antes en otros equipos, también en el Sevilla la pasada temporada. Fue algo imprevisto, la verdad.

—Para imprevista, la temporada que hizo el año pasado, ¿no?

—Pues sí. Sé que tuve muchas ocasiones de gol y no las aproveché. Es cierto que hubo malos momentos, no lo puedo negar.

—¿Algún consejo en aquellos momentos?

—Varios. Hablé mucho con Fernando Navarro, Javi Varas, Perotti, y Dragutinovic. Drago me ayudó mucho, la verdad, incluso me estuvo arropando cuando sufrí las expulsiones.

—La peor, me imagino, ante el Almería.

—Sí, además, porque fue en un momento clave. Me equivoqué. Fue así y pedí perdón. Luego me quitaron la tarjeta y pude jugar la final de la Copa, pero me equivoqué, me equivoqué.

—¿Entendió en algún momento que se había equivocado con su fichaje por el Sevilla?

—Nunca, eso no.

—Pero tuvo varias ofertas. es así, ¿verdad?

—Sí, lo del Zaragoza ya se sabía. Ni siquiera contesté. Le dije a mi agente que esperara, que mi intención era jugar en un equipo que jugara en Europa.

—Perdone que le pregunte, ¿hubo propuestas de Inglaterra?

—¿Por?

—Por curiosidad.

—Del Tottenham y del Hull City.

—Pero mejor en Sevilla…

—Sí, claro. Aquí estoy muy feliz, con mi pareja, con mi perro y en breve tendré una hija. Está previsto que salga de cuentas en febrero. Se llamará Aitana y desde que marqué el primer gol esta temporada, ante el Levante, le dedico todos los goles a ella.

—Además del fútbol, ¿qué más hace Negredo?

—Me gusta mucho el cine, también escuchar música.

—¿Pone usted sus cancioncitas en el vestuario?

—Lo he intentado, la verdad, pero cuando salgo un momento y vuelvo ya me las han quitado.

—¿Qué música pone?

—Pues he puesto Pignoise, pero no ha tenido mucho éxito. El problema es que aquí está la música que le gusta a los africanos, la que le gusta a los brasileños, la que le gusta a los argentinos, a los españoles… ¡Pero no hay problema!

—Ojalá todo fuera eso, ¿cierto?

—Claro, claro.

—Mientras lleguen los goles.

—Eso espero.

—¿Se imagina marcando el sábado?

—¿Ante el Barcelona? ¡Uff! Sería impresionante, pero tranquilo, tranquilo.

Entrevista publicada en ABC de Sevilla