Sergio Ramos, resaltado en el centro de la imagen, cuando era un niño en los escalafones del Sevilla
Sergio Ramos, resaltado en el centro de la imagen, cuando era un niño en los escalafones del Sevilla

Nervión homenajea a Sergio Ramos, un sevillista de cuna

Será distinguido esta noche por el Sevilla, casi nueve años después de su marcha al Real Madrid

Por  11:18 h.

A Sergio Ramos, un canterano del Sevilla FC a quien con 19 años compró el Real Madrid por 28 millones de euros en el verano de 2005, difícilmente se le podrá olvidar durante el resto de su vida el año 2014 en general y su mes de mayo en particular. Al título de campeón de la Copa del Rey, alcanzado por su equipo frente al Barcelona en la final de Valencia en la noche del Miércoles Santo, se unió el de campeón de la Liga de Campeones, conquistado ante el Atlético de Madrid en Lisboa el pasado sábado. Un doblete memorable en lo deportivo que se une en lo personal a su recién estrenada paternidad con el nacimiento de su hijo Sergio; la concesión de la Medalla de la Ciudad de Sevilla, que le será entregada este mediodía en el teatro Lope de Vega, y el homenaje que «su» Sevilla, el club donde se formó y a cuya militancia sentimental no renuncia, le ofrecerá esta noche en el centro del campo del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán como preludio del encuentro internacional amistoso España-Bolivia, último partido de preparación de la campeona del mundo en suelo hispano antes del inicio del Mundial de Brasil, precisamente ante un combinado dirigido por un español, Javier Azcargorta, exentrenador del Sevilla FC.

 

El anuncio del homenaje en Nervión a un futbolista con 115 partidos disputados con la selección absoluta -el andaluz más internacional- y un extraordinario palmarés -campeón del mundo y bicampeón de Europa con España, entre otros títulos- lo realizó el vicepresidente José María del Nido Carrasco en las lejanas tierras asiáticas donde el campeón de la Liga Europa estuvo de gira hace unos días. «Tenemos la suerte -destacó Del Nido Carrasco- de que España juega contra Bolivia en el Sánchez-Pizjuán. El partido tiene una especial significación porque vuelve a nuestra casa Sergio Ramos, que, aunque no haya sido convocado, viene a Nervión, a su casa. Se trata de uno de los productos más importantes de la carretera de Utrera y el Sevilla F. C. va a aprovechar el partido para rendirle homenaje y entregarle un regalo en el centro del campo. Sólo va a venir para el acto, en el que rendimos homenaje a un campeón del mundo en mayúsculas y letras de oro.» Del Nido Carrasco añadió que «la idea es que Sergio Ramos sienta como debe haber sentido siempre: que el Ramón Sánchez-Pizjuán ha sido, es y será su casa porque Sergio es un sevillista de cuna, uno de los nuestros. Siempre que gana un título va con la bandera Andalucía y saca la camiseta de Antonio Puerta».

 

Una tarde de junio de 1997

 

La foto que ilustra estas líneas fue captada en la tarde del domingo 15 de junio de 1997. Ese día, la Liga echaba el cierre a una temporada que acabó con descenso del Sevilla a Segunda, consumado un par de semanas antes en Oviedo. El rival fue el Español, al que los blancos, entrenados por Julián Rubio, derrotaron por 3-1 con goles de Tsartas, dos, y Oulida para los locales, y Oudec para los visitantes. En ese partido se despidió a un canterano histórico, Manolo Jiménez, el jugador que más veces ha vestido la camiseta sevillista tras subirlo Manolo Cardo al primer equipo en 1983, y debutaron otros dos canteranos: Corona y Jesuli.

 

Tres años después, y tras el nuevo descenso que habría de producirse en abril del año 2000, este último sería traspasado al Celta por mil millones de pesetas, seis millones de euros, en una operación vital para el sostenimiento del club de Nervión, presidido en ese momento por Roberto Alés.

 

En la instantánea se puede distinguir perfectamente, porque se diría que casi está mirando hacia la cámara de Tomás Díaz Japón, a un crío rubio de 11 años nacido en Camas que se llama Sergio Ramos, aunque por aquel entonces su nombre era desconocido para la casi totalidad de la afición. Se halla junto a sus compañeros de los escalafones inferiores del Sevilla. Acaso entre ellos se hallaran también esa tarde otros chavales llamados Antonio Puerta o Jesús Navas.

 

Pese al descenso del primer equipo, los futbolistas de la cantera realizaron un pasillo a los mayores. Nadie podía imaginar en ese momento que, ocho años y tres meses después, ese chavalillo rubio, que tuvo como entrenador en el Sevilla Atlético a Manolo Jiménez y que debutó en el primer equipo en 2004 de la mano de Joaquín Caparrós, dejaría en la tesorería sevillista nada menos que 28 millones de euros, abonados por el Real Madrid en el único fichaje español de la primera etapa presidencial de Florentino Pérez. Esa cantidad, unidos a los 24 millones de euros que semanas antes también pagó el Madrid por el brasileño Baptista, acabó con la deuda de un Sevilla que, ya con José María del Nido Benavente en la presidencia, se aprestaba a comenzar una época dorada con la conquista de dos copas de la UEFA, dos copas del Rey, una Supercopa de Europa y otra Supercopa de España. Turín llegaría después. Curiosamente, algún cuadro estadístico sitúa a Ramos como ganador de la Copa de la UEFA de 2006 a pesar de que no disputó partido alguno de este torneo con el Sevilla, con el que sí jugó la primera jornada de Liga de la temporada 2005-06, la del Centenario blanco.

 

Antes de que el Real Madrid se fijara en Sergio Ramos, todo un símbolo hoy en día en ese club y artífice principal de sus recientes logros, el camero había sido internacional con la selección sub 19 en siete partidos y con la sub 21 en seis. Su debut con la selección absoluta se produjo el 26 de marzo de 2005 en Salamanca, en un partido amistoso frente a China disputado en Salamanca y terminado con triunfo español por 3-0.

 

Esta noche, y en ambiente plenamente festivo con el retorno de la selección absoluta al barrio de Sevilla donde nunca perdió y desde el que José Antonio Blázquez, a través de las páginas de ABC, acuñó hace 50 años el título de Jugador Número 12 para la afición sevillana, Nervión homenajeará a uno de los suyos, el chavalillo rubio de la foto que ilustra la página, que ha llegado a ser uno de los más grandes en la historia del fútbol mundial.