Los números en la Liga avalan a Jiménez, mientras sus cambios avivan el debate

Por  10:27 h.

Sevilla FC: La decisión de Jiménez de sustituir a Luis Fabiano no gustó al brasileñoEl enorme paso al frente dado en la noche del Sábado de Pasión por el Sevilla de Jiménez en Mestalla sólo tuvo el pequeño lunar de ver cómo se recibía el enésimo gol en jugada de estrategia, más el hecho, poco más que anecdótico, de ver cómo el goleador Luis Fabiano encajaba mal su sustitución a falta de veinte minutos para el final.

Los tres puntos sumados ante un Valencia sin alma cobraron más valor el domingo con la derrota del Racing de Santander en Getafe, pues el tropiezo de los de Marcelino acrecentaba el valor que ya de por sí tenía el pleito del próximo Sábado Santo en el Ramón Sánchez-Pizjuán frente al Atlético de Madrid de Forlán y el 'Kun' Agüero. La jornada pudo ser más propicia aún si el Español hubiera pinchado en Montjuic ante el Mallorca, pero el gol inicial de Güiza fue contrarrestado en la segunda parte por los dos firmados por Luis García. Todo apunta pues a una pugna final de cuatro equipos –Sevilla, Atlético de Madrid, Racing de Santander y Español– por la preciada cuarta plaza –el Villarreal tiene en estos momentos una cómoda ventaja para asegurarse la tercera–, última que da opción de disputar la Liga de Campeones, y por el premio menor de las dos que dan el visado para disputar la Copa de la UEFA.

Lo cierto es que la trayectoria del Sevilla en la Liga en la segunda vuelta es digna de elogio, como lo acreditan los 19 puntos sumados en nueve partidos, cifra no alcanzada por ningún otro –Villarreal y Getafe, con uno menos, son los otros que también han mejorado sus expectativas en esta segunda fase del Campeonato– y que han permitido a los de Jiménez acercarse a su objetivo inicial en el torneo liguero. Para ello ha sido fundamental que el equipo cambiara su dinámica lejos de Nervión, donde el Sevilla sólo había arrancado cinco puntos en la primera vuelta –victoria en el feudo del Levante (aún con Juande) y empates en Valladolid y Pamplona–. A falta de cinco salidas (Bernabéu, El Sardinero, Son Moix, La Condomina y Heliópolis) ya se ha hecho pleno en tres (Colombino, Montjuic y Mestalla), lo que no se hizo en toda la segunda vuelta la campaña anterior, pues sólo se venció a domicilio ante Levante y 'Dépor'.

Al margen de estos detalles estadísticos haría bien Jiménez en cuidar algunos aspectos de su competencia como es manejar mejor los cambios. El sábado volvió a dar la impresión de 'echarle agua al vino' con ellos. Quizá fuera pertinente la entrada del espigado Fazio, pero nadie entendió las razones que llevaron al técnico de Arahal a decidir que el sustituido debía ser Luis Fabiano. Tampoco acertó a entenderlo el propio brasileño, que ni daba muestras de cansancio ni estaba por la labor de retirarse de un partido en el que había anotado dos goles, había tenido oportunidades claras para hacer otros dos más y que tenía pinta de ofrecer varias más antes del pitido final al jugar el Valencia a la desesperada y con la guardia baja. Tener un resultado claro –el tanto del Valencia llegó recién iniciado el descuento– tampoco sirvió esta vez para darle más minutos a Koné, que difícilmente acabará cogiendo ritmo de competición y siendo alternativa a los dos delanteros que acaparan todo el protagonismo, el goleador y de minutos disputados, en el equipo bajo la dirección de Jiménez. Este aspecto y la 'costumbre' de seguir encajando goles en faltas y córners dan para que el debate sobre el entrenador de Arahal siga alimentándose.

Redacción

Redacción