Otra polémica arbitral priva al Sevilla de la victoria en Riazor

Por  22:00 h.

Está claro que esta no es la semana del Sevilla FC en cuanto a las decisiones de los colegiados. Una polémica actuación de Ayza Gámez, que rectificó a su asistente, que señalaba fuera de juego de Laure en el 3-3, privó al equipo hispalense de tres puntos que se había labrado por carácter y fe en un partido loco en el que los de Gregorio Manzano despertaron con 2-0 en contra y un jugador menos. La remontada quedó en nada por una jugada que dejó muy tocados a los sevillistas. Ahora toca pensar en el Bernabeu con la baja de Palop, que fue expulsado por roja directa.

Deportivo 3 Sevilla FC 3
3 – Deportivo de la Coruña
Aranzubia; Laure, Colotto, Aythami, Ze Castro (Valerón, min. 80), Manuel Pablo; Rubén Pérez, Antonio Tomás (Juca, min. 27); Michel (Juan Domínguez, min. 56), Lassad y Adrián.
3 – Sevilla FC
Palop; Cáceres, Alexis, Escudé, Dabo; Alfaro (Acosta, min. 53), Fazio (Zokora, min. 76), Renato, Capel (Javi Varas, min. 58); Luis Fabiano y Negredo.
Goles
1-0, min. 14, Lassad; 2-0, min. 61, Lassad; 2-1, min. 62, Negredo; 2-2, min. 73, Escudé; 2-3, min. 78, Negredo; 3-3, min. 88, Laure.
Árbitro
Ayza Gámez (Comité valenciano). Amonestó a Zé Castro, por el Deportivo; y a Cáceres, Dabo y Escudé, por el Sevilla. Expulsó con roja directa a Palop.
Incidencias
Unos 10.000 espectadores en Riazor. Noche fría y terreno de juego en perfectas condiciones. Partido correspondiente a la 21ª jornada de la Liga BBVA.

El choque pronto tomó un guión de película de serie B. El Sevilla, por el once planteado por Manzano y, sobre todo la actitud mostrada, y el Deportivo, por su evidente falta de calidad, tiñeron un primer tiempo para olvidar y que no pasará ni mucho menos a la historia del fútbol. Con decir que el once sevillista no disparó a puerta en toda la primera mitad todo estaba dicho.

La propuesta de alinear a Fazio, tanto tiempo sin jugar, y Renato en el mediocampo naufragaba. Ambos se estorbaban y propiciaban una lenta circulación de balón y lentitud en el repligue. De hecho, entre ambos y la defensa dejaron el camino libre para que Lassad, con un excelente disparo a la escudara de Palop, marcara el único tanto de los primeros 45 minutos. El Sevilla parecía no estar en el partido, y más con la cabeza en el partido del miércoles en Madrid. Se hacía urgente un cambio en el descanso y meter dinamismo en el once.

La segunda mitad arrancó sin cambios en ambos equipos y con un Sevilla algo más intenso y con más ganas que en la primera mitad. Al menos Alfaro dio un par de avisos a un Aranzubia que estaba viviendo muy cómodo. Sin embargo, los diez minutos primeros convencieron a Manzano de que debía mover ficha para buscar darle la vuelta al partido, más aún con un rival que ya únicamente buscaba conservar el resultado. Alfaro, muy gris, se marchaba para dar entrada a Acosta. Pero pronto se torcía aún más el encuentro con la expulsión de Palop por roja directa por tocar el balón con las manos fuera del área evitando una ocasión de gol. Javi Varas tuvo que entrar en sustitución de Capel.

Reacción inesperada del Sevilla

El choque se ponía aún más cuesta arriba con el segundo tanto de Lassad, en una triangulación del Deportivo en el área sevillista a placer. El partido pudo sentenciarse si no llega a ser por el gol de Negredo un minuto después. El delantero vallecano aprovechó el pelotazo que se llevó Acosta en su lucha por el esférico. Con un equipo local hecho un flan, el empate era posible a pesar de la inferioridad. Lamentablemente, el árbitro no veía una clara agresión de Lassad a Alexis que hubiera supuesto la roja al delantero e igualaría las fuerzas.

Pero el empate llegó gracias a un fallo de Aranzubía y a la fe de Escudé. Luis Fabiano sacó una falta lejana que el cancerbero deportivista no atajó y el defensa metió la puntera para igualar el partido. El equipo despertó, en arreones estaba metiéndose en el partido y tirando de casta con uno menos que no apareció en igualdad. Y cuando nadie los esperaba el Sevilla FC le dio la vuelta al partido. Negredo cazaba un pase largo de Zokora para hacer un gol de disparo cruzado que mató la débil moral de los locales. Sólo con la fe y el carácter rebelde que te da quedarte en inferioridad el equipo hispalense creyó en sus posibilidades.

Sin embargo, a falta de dos minutos llegó una jugada que marcó el encuentro otra vez en detrimento del Sevilla FC. El juez de línea levantaba el banderín antes de que Laure empatara el encuentro al entender que había fuera de juego del lateral gallego, pero Ayza Gámez ignoraba su indicación y daba validez al tanto. Inaudito. En poquísimas ocasiones un árbitro ignora las indicaciones de sus asistentes y hoy ha sido la excepción. Las imágenes demostraron que acertó en la decisión, pero una bandera levantada para a una defensa. Fin del partido con el cabreo consiguiente de los sevillistas, que veían los tres puntos en su casillero.