Para abaratar la llegada de Cata Díaz no se contempla el «intercambio de cromos»

Por  20:52 h.
Cata Díaz en un partido con el Getafe
Sevilla y Getafe están «condenados» a entenderse. El defensa argentino Cata Díaz está a un paso de convertirse en el próximo refuerzo del conjunto nervionense, aunque para ello hay que colocar las últimas piezas del puzle. Y es que los presidentes de los dos clubes no quieren dar su brazo a torcer, si bien los 1,5 millones de euros de tope que se marcó en su día el Sevilla para reforzar esa posición deberían ser suficientes para convencer a Ángel Torres, quien ha ido reduciendo paulatinamente sus exigencias económicas para que Cata Díaz pueda vertirse de sevillista las próximas temporadas.

 

En este sentido, la clave definitiva que permita la llegada del defensa pasa por la presión que pueda realizar el propio futbolista. En la jornada del martes, el máximo responsable del club madrileño bajó el listón inicial de los tres millones de euros a dos, por lo que la diferencia estriba en tan sólo medio millón, una cifra que debe reducir el propio jugador.

 

Una forma que se puede plantear es que Cata Díaz pueda perdonar parte de la ficha que le adeuda el club getafense hasta que las cifras puedan cuadrar sobre esa cantidad inicial de 1,5. Otra forma de abaratar la salida del equipo azulón podría estar en la cesión de algunos futbolistas del plantel sevillista hacia Getafe (se habló de Alexis), pero fuentes  consultadas por este periódico lo descartaron tajantemente. «Tan sólo dinero», aseguran.

 

De esta forma, la llegada del defensor argentino es cuestión de horas o de días, puesto que si bien el propio presidente del Sevilla, José María del Nido, aseguró hace unos días en ABC.Radio que sólo interesaba el jugador «si llegaba con la carta de libertad», lo cierto es que las necesidades por reforzar una posición clave en el Sevilla podría hacer que ese millón y medio llegue directamente a las oficinas del Getafe para que Cata Díaz pueda jugar en la retaguardia del equipo las próximas temporadas. 
 
 
Al futbolista —cumplirá 33 años el 13 de julio y se encuentra en la capital de España, adonde llegó tras interrumpir sus vacaciones con el objetivo de forzar su salida— le quedaría un año más de contrato con el Getafe y en enero podría negociar como agente libre, por lo que el club que preside Torres quiere sacar tajada este verano antes de que salga gratis a la conclusión de la temporada 2012-2013.
 
 
La cronología de los hechos ha marcado su lógica por parte de uno y otro clubes. ABC publicó el pasado 4 de julio que Cata Díaz ya había tomado una decisión para abanderar la defensa del Sevilla. Tan sólo haría falta una reunión entre el propio futbolista y su club para acordar su salida, algo a lo que se opuso tajantemente el propio  presidente del Getafe. Posteriormente, se filtró que el conjunto argentino del Boca también estaría interesado en el defensa. El pasado viernes, el propio Cata Díaz aseguraba que «ambas partes se tendrán que sentar a negociar», mientras que Ángel Torres ya admitía hace dos días que negociaba con el conjunto que preside Del Nido.