Pudo ser peor (2-2)

Por  22:45 h.

El Sevilla se complicó hoy la supervivencia en la Copa de la UEFA al empatar (2-2) con el Shakhtar Donetsk, que sorprendió al vigente campeón del torneo y en el que su entrenador, Juande Ramos, optó por reservar al delatero y máximo goleador, Kanouté, pensando en el partido liguero del domingo contra el Nástic, informó Europa Press.
Consciente de la necesidad de ‘rotar’ a su plantilla ante el apretado calendario que le espera, Juande dio entrada, además, en banda izquierda a un jugador tan poco habitual como Duda, pero de cuyas botas salió el pase que daría origen al 1-0, cuando Kerzhakov, recogió el balón y fue entrado en un innecesario penalti por el meta Shust. Martí, muy seguro, abrió el marcador desde los once metros, apenas pasados cinco minutos, y todo parecía ponérsele a favor a los
de casa.

Image

El Shakhtar, de hecho, recibió un auténtico chaparrón sevillista en los primeros compases del choque y Alfaro tuvo muy cerca el 2-0 a los catorce minutos, sin que se atisbara reacción alguna en el equipo ucraniano, incapaz de hacerse con un esférico que parecía propiedad exclusiva de los blanquirrojos.
Pero enseguida cambió el panorama. Y es que el Shakhtar avisó primero con un disparo de Matuzalem desde la frontal que acabó en saque de esquina. El propio Matuzalem lo botó en un intento de gol olímpico, que Palop envió otra vez a un córner que, tras una serie de rebotes, resolvió Hþbschman desde el pico del área, elevando el 1-1 al luminoso.
Así, antes del minuto 18, el Sevilla se complicaba la eliminatoria, sin bajar por ello los brazos, ya que un durísimo
disparo de Alves a la escuadra casi a renglón seguido, una falta bien botada por Duda y otro esfrico al palo de Alfaro, llevaban, una vez más, peligro al portal ucraniano.
Pero el dominio local ante un Shakhtar convertido en un ‘frontón’, pese a no aflojar, tampoco se tradujo en nuevas ocasiones sino que, al contrario, Javi Navarro tuvo que cortar cuando Byelik se disponía a rematar en una buena ocasión en el epílogo del primer periodo.
Ya en la segunda mitad, Juande cambió a Alfaro por Adriano, sin alterar por ello su esquema, en el que Kerzhakov, con una enorme velocidad, era el más destacado. Pero el Shakhtar, que saba muy bien a lo que jugaba, amenazaba a balón parado y en contragolpes con mucho sentido.
En el minuto 54 el árbitro no pitaba unas posibles manos de Duljaj, que ya tenía una tarjeta amarilla, dentro del área. Parecía el momento de apretar para los nervionenses, y Martí dejaba su sitio a Luis Fabiano, pasando el Sevilla a jugar con dos delanteros. Pero justo entonces se torció todo para los andaluces porque Alves derribaba en penalti a Byelik y Matuzalem transformaba el castigo, consumando la remontada (min. 60).
En los minutos finales le tocó al portero Shust neutralizar el posible empate del Sevilla, sobre todo con un buen cabezazo de Luis Fabiano, pero cuando ya parecía que el 1-2 era inamovible el colegiado se sacaba de la manga un discutible penalti a Maresca que el propio italiano marcó, dejando abierta la puerta a la esperanza para la vuelta, en la que los sevillistas están obligados a ganar.