“En el aspecto físico el Sevilla tendría matrícula de honor”

Por  13:26 h.

ImageUna vez finalizada la temporada llegan los días de vacaciones para la plantilla del Sevilla, pero quienes no descansan son los encargados de poner a punto el equipo de cara a la próxima campaña. Los preparadores físicos del Sevilla FC, Ramón Orellana y Marcos Álvarez, empiezan a estudiar las diferentes posibilidades en cuanto al plan de trabajo que va a desarrollar el conjunto hispalense. De esta forma, ambos técnicos hablan de las expectativas que tienen para el equipo con vistas a esta temporada, así como del esquema de trabajo a llevar a cabo. «Evidentemente tenemos un proyecto como todos los años, sólo que en esta ocasión hemos tenido que cambiar el plan habitual que hacíamos de concentración previa durante dos semanas, para posponerlo hasta después de la gira por Estados Unidos», señalaba Ramón Orellana.

El apretado calendario del conjunto nervionense durante su pretemporada se compone de cinco días de doble sesión de trabajo en Sevilla —del 21 al 25 de julio—, una gira por Estados Unidos en la que se enfrentará a rivales como el Parma, el Wisla de Cracovia o el Toluca, dos días de pruebas físicas en el Centro de Alto Rendimiento de La Cartuja y, finalmente una concentración en algún lugar de Andalucía antes de disputar el primer partido de la temporada ante el Real Madrid, correspondiente a la ida de la Supercopa de España.

En referencia a los días de vacaciones concedidos por el club a los integrantes de la plantilla, Marcos Álvarez destacó el compromiso adquirido por el cuerpo técnico y jugadores antes de llegar a la final de la Copa del Rey. «Durante la segunda parte de la temporada pasada, intentamos motivar o primar a los jugadores con días extras de vacaciones por entrar de forma directa en la Champions o a través de la previa, pero el hecho de jugar la final de la Copa una semana después de terminar la Liga ha provocado que se reduzcan», destacó. De este modo, el preparador físico también explicó el hecho de haberles dado cuatro días más de descanso de lo estipulado, a cambio de que cuando lleguen de las vacaciones ya hayan podido realizar un trabajo previo por su cuenta a través de ejercicios predominantemente aeróbicos, con objeto de empezar los entrenamientos con un nivel adecuado. «El problema es que son partidos de competición, por lo que nos van a limitar los cambios. Es difícil llevar un plan tan estricto y por eso hemos dado unos días más de descanso antes de empezar a trabajar al cien por cien», subrayó el técnico.

Gira estadounidense

Cuestionados por las posibles desventajas de la gira estadounidense que va a realizar el Sevilla, y el cansancio que ello pueda acarrear, Ramón Orellana afirma que intentarán sacar lo mejor de esta experiencia para que no sea perjudicial; intentarán darle la vuelta, convertirla en algo positivo. «No sabemos cómo van a ir las cosas, pero trabajamos para que no sea negativo para el equipo. En principio nosotros trataremos de ver todas las cargas de trabajo y adecuarlas a las circunstancias. Sabemos que si queremos ser un club grande tenemos que entrar en estas situaciones de hacer giras como los clubes punteros, por lo que entendemos que también se tengan estas prioridades a la hora de obtener ingresos atípicos», aseguró sobre el asunto Orellana, para quien es necesario amoldarse a estas nuevas situaciones que se están dando en el fútbol: «Tenemos que reunirnos entre todos para poner los mejores cimientos y la mejor coordinación para que todo salga bien».

Una vez finalizado el recorrido por tierras norteamericanas, el cuerpo técnico del Sevilla tiene previsto llevar a cabo una concentración en Andalucía, aunque aún se desconoce el lugar exacto donde se va a realizar. «Ronda es una posibilidad casi descartada, debido a que se encuentra en una zona de interior y el calor ya está muy avanzado en esa época del año —primeros días de agosto—. En cuanto a Cartaya, es complicado porque en ese mes los sitios de playa ya están cubiertos. Aún estamos sopesándolo junto con el director deportivo», afirmó Orellana.

Marbella, posible destino

Asimismo, Marcos Álvarez también se pronunció sobre el asunto señalando a Marbella como una nueva opción en el mapa. «El problema allí es la capacidad hotelera. El jugador necesita tiempo para descansar y estar tranquilo, sin gente que lo pueda molestar. Está claro que preferimos que sea en Andalucía, porque el día 12 de agosto ya competimos aquí en la ida de la Supercopa de España contra el Madrid y hay que adaptarse al clima que nos vamos a encontrar», señaló el técnico canario.

En cuanto al nivel físico con el que el equipo blanco ha llegado hasta el final de la temporada, ambos técnicos reconocen el estupendo estado en el que se encontraba todo el conjunto. «Yo creo —dice Ramón Orellana— que para la cantidad de partidos y competiciones que hemos tenido, el equipo ha llegado en una buena forma. El último partido ha sido una victoria y un trofeo frente a un rival que venía de una sola competición y no como nosotros, que hasta el último momento hemos luchado por las tres».

En este sentido resaltó la importancia de una preparación adecuada para la próxima temporada: «Cuando se llega con tanta acumulación de trabajo hasta el final y además tenemos tan poco tiempo de descanso, por un lado el jugador no desconecta mucho, pero por otro se consigue que no se pierda la forma física que tenía hasta entonces. El tiempo que tienen de descanso pensamos que es suficiente para que el equipo vuelva con las pilas cargadas».

Por su parte, Marcos Álvarez señaló que era «imposible» llegar mejor de lo que lo ha hecho el Sevilla al final de la temporada pasada. «Lo de este equipo es de matrícula de honor. Hemos conseguido llegar después de sesenta y tres partidos sin ninguna lesión muscular y en plena forma. El grupo, en cuanto a funcionamiento, ha concluido a plena satisfacción pese a la responsabilidad que teníamos. El agotamiento está claro, pero hemos sabido mantener el nivel y acabar con éxito», concluyó.

{moscomment}