Vitolo, rumbo a Las Palmas acompañado por el presidente Miguel Ángel Ramírez (foto: UDLP)
Vitolo, rumbo a Las Palmas acompañado por el presidente Miguel Ángel Ramírez (foto: UDLP)

Ramírez: “El Sevilla actúa con mala fe en el caso Vitolo y puede ser sancionado sin fichar por la FIFA”

El presidente amarillo cree que "el Sevilla no puede defender sus derechos pisoteando los de la UD Las Palmas"

Por  16:02 h.

El culebrón Vitolo ha escrito este viernes un nuevo capítulo desde las islas. El presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, se refirió a la relación actual con el Sevilla FC y el pago de algo más de 4 millones de euros que le reclama al club de Nervión correspondiente al traspaso de Vitolo. Ramírez habla de mala fe por parte del equipo sevillista y reitera que defenderán sus intereses donde sea necesario: “Todavía no nos ha llegado ninguna demanda que decían que iban a iniciar. Lo que hemos solicitado a LaLiga es el arbitraje para definir las diferencias que podemos tener en el contrato y otra cosa es la demanda que el Sevilla pueda poner. Estoy bastante ajeno a esa situación, no estoy viviendo conscientemente qué es lo que se dice del Sevilla. Ellos tienen una visión de lo que sucedió, nosotros tenemos otra. Lo cierto es que en su día les vendimos a Vitolo por una cantidad importante pero todos teníamos la ilusión que en un futuro Vitolo se pudiera traspasar y obtener un beneficio que hiciera rentable nuestro traspaso. Entiendo que el Sevilla defienda sus intereses y nosotros haremos lo mismo”, ha dicho Ramírez.

El mandatario del conjunto insular añadió que “aquí hay dos partes. Una parte es el Sevilla y la otra es la UD Las Palmas, Atlético de Madrid y Vitolo, que no vamos por separado. Hay un proceder ajustado totalmente al derecho. A partir de ahí, si ellos han optado porque esto lo vean los tribunales, tendremos que explicar allí cómo y por qué sucedió todo. No hemos cometido ninguna ilegalidad y lo explicaremos donde tengamos que explicarlo. A pesar que el Sevilla pretendió que no pudiésemos tramitar la ficha de Vitolo, él ya ha jugado y es jugador de la UD Las Palmas”.

En este sentido, Ramírez cree que “no es lo mismo haber buscado una solución desde la UD Las Palmas para tratar que se nos pagase de forma diplomática, sino que si se nos mete de forma judicial ya no son sólo los 4 millones de euros. Habrá una demora e intereses, ya entraríamos a hablar de otros aspectos fundamentales como la mala fe del Sevilla, el retraso malicioso para que no tuviéramos más recursos para hacer una mejor plantilla y eso la UEFA lo sabe. Es el Sevilla el que corre el riesgo de que se le pueda suspender y no pueda fichar la próxima temporada. Ellos sabrán. Llevamos todo el verano hablando con ellos para buscar una solución y ellos quieren ir a la vía judicial. Lo que pedimos es que se nos pague lo que se nos debe. Aquí hay un contrato y unas claúsulas, la UD Las Palmas debe cobrar el 12,5% de cualquier modalidad de traspaso de la salida de Vitolo y el Sevilla no nos ha pagado. A partir de ahora que cada uno defienda sus intereses. Se ha hecho todo como se ha pactado y es el Sevilla el que no ha cumplido. El sevillismo no se merece nada de esto, la manera de relacionarnos siempre ha sido correcta. Fui yo quien negoció el traspaso con Del Nido y fue todo bastante correcto. Es el señor Pepe Castro el que con esta actitud está poniendo en peligro una relación. El año pasado estábamos negociando por Roque. Hoy es por ti y mañana por mí. No tenemos ningún problema con nadie pero entiendo que él esté presionado por el sevillismo, lo que no puede intentar es defender los derechos del Sevilla pisoteando los de la UD Las Palmas”.

Cuestionado por si la semana que viene se sentará en el palco del Sánchez-Pizjuán, el presidente amarillo responde que “la UD Las Palmas y el Sevilla están por encima de Pepe Castro y Miguel Ángel Ramírez. Tenemos que tratar de dar cierta normalidad. Yo entiendo que no está actuando de buena fe, es mi opinión. Y él entenderá que nosotros no actuamos de buena fe y es su opinión. Mientras, la relación tiene que ser la de dos clubes profesionales y lo que opinemos tiene que quedar en demostrar cada uno en el foro adecuado quién tiene la razón. La relación tiene que estar normalizada”, finalizó.

Redacción

Redacción