correa madrid sevilla

Real Madrid-Sevilla FC (3-0): Mateu Lahoz apuntilló a un limitado Sevilla

La imagen de los de Nervión dejó mucho que desear y se vio aún más dañada por las inexplicables decisiones del colegiado

Por  23:08 h.
Real Madrid
3
Sevilla
0
Casilla; Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo; Casemiro, Modric, Kroos; James (Danilo, m. 79), Morata (Mariano, m. 83) y Asensio (Isco, m. 66).
Sergio Rico; Mariano, Rami, Mercado, Escudero; Nzonzi, Iborra (Kranevitter, m. 59); Vitolo, Ganso (Sarabia, m. 46), Nasri; y Correa (Ben Yedder, m. 82).
1-0, m. 10: James. 2-0, m. 28: Varane. 3-0, m. 43: James, de penalti.
Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Mostró cartulina amarilla a Iborra, Ganso, Carvajal, Marcelo, Mercado y Vitolo.
Estadio Santiago Bernabéu. 78.969 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Cielo poco nuboso y 3ºC. Partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey.

El 2017 no arrancó como lo había soñado el pujante Sevilla de Jorge Sampaoli. La ida de los octavos de la Copa se zanjó con un rotundo 3-0 en contra en el Bernabéu tras un esperpéntico duelo desde el prisma arbitral en el que el Real Madrid se encontró con una ayuda que no necesitaba: la del colegiado valenciano Mateu Lahoz. El trencilla firmó una pésima dirección de partido en la primera mitad en la que apuntilló y condenó a los visitantes. No vio un penalti a Iborra, pasó por alto una falta sobre Rami que acabó en el segundo gol madridista tras saque de esquina y se inventó una increíble pena máxima a favor de los locales por ¡un empujón de James a su compañero Modric!… Demasiado lastre para un Sevilla, que, en cualquier caso, tampoco supo dar la talla cuando pudo y le dejaron. Ni rastro, todo hay que decirlo, del Sevilla valiente que había pregonado su entrenador en la previa. Todo sumó para el desastre. La eliminatoria, más que cuesta arriba.

El técnico argentino salió en el coliseo blanco sin un «9» puro, apostando por su compatriota Joaquín Correa como el hombre más adelantado. Un esquema similar al que el de Casilda ya había utilizado esta temporada en otros escenarios de postín como el Juventus Stadium o el Parc Olympique Lyonnais, en los que, también sin delanteros naturales, Sampaoli le otorgó esa responsabilidad a futbolistas como Franco Vázquez (hoy sancionado) o Vitolo, respectivamente, con resultados satisfactorios para el equipo sevillista. El otro gran aspecto a destacar del once nervionense en el Bernabéu fue, sin duda, la titularidad de Ganso. El brasileño se enfrentaba así a su primera gran prueba de fuego en una plaza de altura. Sin embargo, las circunstancias y todo lo que ocurrió durante el partido tampoco ayudaron al ex del Sao Paulo.

El Sevilla de Sampaoli arrancó en el choque sin complejos, discutiéndole la pelota al Real Madrid en su casa. Eso sí, se topó con un conjunto de Zidane extremadamente voluntarioso, que jamás esquivó el sacrificio y que se negó desde el primer momento a echar de menos a sus principales estrellas (Bale, lesionado; Cristiano, de descanso, y Benzema, en el banquillo). La primera ocasión del partido fue para los nervionenses en el minuto 3. El disparo de Correa dentro del área fue desviado por Carvajal a córner. El aviso no intimidó al Madrid. Todo lo contrario. La escuadra de Chamartín le fue cogiendo el aire al choque, hasta que consiguió asestarle el primer golpe de la eliminatoria a su rival.

A los diez minutos, Mercado erró de forma garrafal sacando la pelota y facilitó a Casemiro que forzara la pérdida de Nzonzi en una zona ‘mortal’. El balón le cayó a James Rodríguez y el colombiano no perdonó batiendo desde la frontal a Sergio Rico con un zurdazo impecable ajustado al palo. 1-0. El guión comenzaba a enredarse para los visitantes. Con el gol, el Sevilla se descompuso por momentos. De hecho Modric pudo ampliar la renta madridista con un remate de media chilena que se marchó rozando la madera. El Madrid aprovechaba el desconcierto sevillista.

A partir de ahí, entró en escena un invitado inesperado. Mateu Lahoz se sumó a la pesadilla que le esperaba al cuadro sevillista. En un arreón de los de Sampaoli, el árbitro decidió pasar por alto un agarrón de Carvajal sobre Iborra dentro del área. No sólo no pitó penalti, sino que le enseñó la cartulina amarilla al valenciano. Atónito el capitán nervionense. Entretanto, a los 28 minutos llegó el segundo del Madrid. Con más polémica, por su puesto. El tanto fue obra de Varane, que remató de cabeza picado un saque de esquina ejecutado por Kroos. El defensa galo se impuso por alto, le ganó la partida a Iborra y batió a Rico. El problema es que ese córner nunca debió haberse botado… los sevillistas protestaron una falta previa bastante clara sobre Rami. Pero Mateu tampoco vio nada…

El Sevilla se enrabietó, tiró de orgullo y se echó arriba. Pudo acortar distancias con una doble ocasión increíble de Correa e Iborra; y luego con un mano a mano errado por Vitolo ante Casilla. Para colmo, antes del intermedio Mateu Lahoz redondeó su ‘show’ al inventarse un penalti a favor del Real Madrid que transformó James para poner el 3-0. No se sabe bien qué vio el árbitro en la jugada, porque fue el propio atacante colombiano quien empujó a su compañero Modric dentro del área, con el sevillista Mariano como espectador… esperpento del trencilla. Para que lo entiendan, si es que pueden: empujón de un jugador del Real Madrid a otro jugador del Real Madrid, penalti a favor del Real Madrid.

Con la eliminatoria muy cuesta arriba y un nefasto arbitraje en contra de los intereses del Sevilla, se fueron al túnel de vestuario ambos equipos. Los de Sampaoli habían sido claramente perjudicados por las extrañas decisiones de Mateu. Ello no debe ocultar que la imagen del Sevilla y el planteamiento del entrenador argentino también dejaron bastante que desear. En la reanudación, Sampaoli comenzó a mover ficha buscando la reacción de los suyos. Quitó del campo a un perdido Ganso y metió en su lugar a Sarabia, buscando mayor profundidad arriba. Poco después, retiró a Iborra del césped e introdujo a Kranevitter, intentando tener algo más la pelota en la zona ancha. Pero era imposible. El sistema y la identidad estaban ‘cortocircuitados’. Y los líderes, en alarmante desconexión. En el Bernabéu, Nzonzi no fue ni la sombra del jugador que distribuye y manda con Sampaoli, mientras que Nasri se quedó absolutamente fuera de la película. Se echó bastante de menos su luz. El futbolista cedido por el Manchester City es la batuta de la propuesta y si él está ‘off’ las ideas no fluyen en este Sevilla. Así, la segunda parte se convirtió en un trámite para los locales. El Madrid se conformó con el 3-0 y dejó pasar los minutos. El Sevilla apenas inquietó la meta de Casilla con sendos remates de Correa y Escudero. El pase a cuartos, tremendamente complicado.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 16 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @sfc_1905: @MontesdeOcaFran Fútbol - 32 mins ago