Los jugadores del Deportivo le hacen el pasillo al Sevilla
Los jugadores del Deportivo le hacen el pasillo al Sevilla

Riazor como punto de inflexión

Muchas de las visitas del Sevilla al Dépor en los últimos años sirvió para que el equipo tomara un impulso por sus objetivos

Por  11:36 h.

Este martes, el Sevilla visita al Deportivo de La Coruña con el objetivo de hacerse con tres puntos que le mantengan vivo y adentre a los de Montella en la lucha por Europa. En el marco de una semana en la que se disputará un título -la Copa del Rey ante el Barcelona- desde Nervión son conscientes de la relevancia del encuentro ante los gallegos, sabiendo que un nuevo pinchazo en LaLiga haría que sus opciones de alzarse con el quinto o sexto puesto se frustraran. Sin embargo, las visitas del Sevilla a Riazor suelen ser agraciadas para los hispalenses, teniendo en cuenta que en el presente siglo, en los catorce encuentros en los que los nervionenses viajaron a La Coruña, volvieron a Andalucía tras un triunfo en cinco ocasiones. Mismo número de victorias que contabiliza el Dépor en su feudo ante el Sevilla en estos últimos catorce partidos, dando muestras de la notable presencia y buen hacer sevillista en el Estadio de Riazor. Además, hay otra curiosidad que destaca, y es que el paso de los hispalenses por el césped deportivista supone un punto de inflexión en cuanto a sus aspiraciones en la temporada.

Echando la vista atrás, en la temporada 2005/06, el Sevilla visitó Riazor en la 33ª jornada de LaLiga -justo al igual que en la presente campaña-. A pesar del empate a cero cosechado, aquel encuentro marcaría el final de una racha un tanto irregular, pasando los andaluces a contar por victorias las cinco jornadas restantes -Barcelona, Real Sociedad, Getafe, Málaga y Real Madrid-, permitiendo así afrontar con una dinámica más que positiva unas semifinales de la UEFA ante el Schalke 04 y la consiguiente final de Eindhoven, que acabaría ganando. Asimismo, una temporada después, los sevillistas volvían a visitar el estadio coruñés en los últimos compases de LaLiga. En la jornada 35ª, con el título liguero en juego, el Sevilla de Juande Ramos lograba ante el Dépor un 1-2 (Renato y Kanouté) con el que se resarciría de la anterior derrota como visitante ante el Real Madrid, en un partido al que los andaluces llegaron ya como bicampeones de la UEFA. Con esa victoria, unida a la del Zaragoza una jornada después, los hispalenses tuvieron al alcance de la mano una Liga que se esfumaría en Mallorca.

De forma más actual, se recuerda la temporada 2014/15. Con unos octavos de la Europa League frente al Villarreal, los sevillistas visitaban días antes La Coruña en la 26ª jornada liguera. En aquel choque en Riazor, con un marcador final de 3-4 (Vitolo x2, Gameiro y Sidney en p.p), el Sevilla de Emery lograría acabar con una pésima racha de cuatro partidos seguidos perdiendo como visitante en LaLiga. Es más, desde aquel encuentro ante el Deportivo disputado a inicios de marzo hasta final de temporada, los sevillistas solo cosecharían una derrota (ante el Real Madrid) en los diecinueve partidos posteriores, contando además con la consecución de la cuarta Europa League. Asimismo, en la temporada 2015/16 -aquella en la que el equipo finalizó LaLiga sin haber sumado de tres lejos de Nervión-, el 1-1 en Riazor (Iborra) serviría de punto de inflexión para el encuentro que disputaría el Sevilla tres días después ante la Juventus en la fase de grupos de la Champions. Con esa posterior victoria ante los italianos, los sevillistas lograrían al menos mantenerse en Europa League, competición que acabarían conquistando por quinta ocasión en el mes de mayo en Basilea.

Este martes, el Sevilla tendrá una nueva ocasión de apelar a la suerte que le proporciona el Estadio de Riazor. Con el Deportivo de Clarence Seedorf jugándose la permanencia, los sevillistas deberán realizar un gran trabajo sobre el césped, a pesar de las rotaciones condicionadas por la final de la Copa que tendrá lugar el sábado. No obstante, si el “efecto Riazor” volviese a hacer su aparición, los de Nervión afrontarían este último tramo de la temporada de la mejor forma posible, teniendo en cuenta que, además de un título, está en juego la clasificación para competición europea la temporada siguiente.

Álvaro Galván

Álvaro Galván