Se busca «pitbull» a tiempo parcial

Por  0:30 h.

Con el transcurrir de la presente temporada se ha hablado en demasiadas ocasiones de la planificación de la dirección deportiva para la disputa de los objetivos de la misma. Y uno de los puestos en los que más se ha echado de menos algún hombre con las cualidades del dueño y señor del puesto es el de mediocentro defensivo.

Gary Medel se ha erigido en absoluto e indiscutible dominador de la posición y, por su entrega, lucha y garra, en uno de los ídolos de la afición sevillista. El chileno ha disputado un total de 30 partidos en la presente Liga, de los cuales sólo entró como suplente en uno de ellos. Fue en un Rayo Vallecano – Sevilla en el que los de Marcelino (técnico entonces) perdieron por 2-1. El «pitbull» entró sustituyendo a Fazio a los 53 minutos.

Y es que esto se ha convertido en una constante en lo que va de temporada. Partido en el que el futbolista sudamericano no juega, o no lo hace de inicio, partido que no gana el Sevilla. Medel no participó en los choques ante Osasuna en Pamplona (0-0), Athletic en el Ramón Sánchez-Pizjuán (1-2), Real Sociedad en Anoeta (2-0) y Sporting en El Molinón (1-0).

Cada ausencia del mediocentro defensivo ha supuesto en quebradero de cabeza tanto para Marcelino, como para Míchel, que han utilizado varios componentes de la plantilla para minimizar una baja que se nota en exceso cuando no está sobre el césped. El próximo envite ante el Real Madrid va a sumar una preocupación más a la ya de por sí abultada lista de condicionantes negativos a tener en cuenta en una visita al Santiago Bernabéu.

El conjunto de Mourinho presenta siempre un trivote en el centro del campo, repleto de calidad y fuerza, y ayudado por la tremenda salida y velocidad de sus extremos. Los Cristiano Ronaldo, Di María, Ozil y compañía necesitan de un trabajo individual y colectivo del centro del campo oponente que pocos pueden llevar a cabo. No en vano, sólo Barcelona, Málaga y Valencia han sumado algún punto en feudo madrileño.

Ante esta tesitura, el preparador sevillista debe trabajar a conciencia en buscar una solución para no entregar la cuchara de antemano y plantar cara en el campo del líder y, si nada lo remedia, futuro campeón de Liga. Echando la vista atrás, varias son las alternativas que puede manejar Míchel, si bien ninguna de ellas ha convencido aún como recambio de garantías de Medel.

Póker de candidatos

A priori, el perfil de jugador que más se ajusta a la demarcación del chileno es el de Fazio, que además ya tiene experiencia en la posición, puesto que ha jugado como mediocentro defensivo en tres de las cuatro ausencias de Medel en Liga. Sin embargo, el argentino carece de la velocidad necesaria para partidos como los que plantea el Real Madrid en su feudo, siempre vertiginosos y con ritmo trepidante. Además, se da la circunstancia de que el espigado jugador albiceleste es un fijo en el centro de la defensa con Míchel, y la ausencia por lesión de Escudé y Spahic, no invitan a verle abandonando esa demarcación para acompañar a Trochowski en la línea medular.

No obstante, hay dos opciones de que Fazio finalmente acabe jugando en la medular. Una de ellas es que Cala y Deivid jueguen como pareja de centrales, siempre y cuando no se recupere durante la semana el bosnio Spahic. Y es que el canario del filial es una de las piezas con las que Míchel puede jugar con su particular rompecabezas. El canterano puede actuar tanto de central, dejando la medular a Fazio, como de mediocentro defensivo, posición en la que ha actuado en varias ocasiones con el Sevilla Atlético de Ramón Tejada.

Entre las opciones más lejanas para ocupar la citada plaza vacante están las de Campaña y Rakitic. El primero, apenas está contando con oportunidades durante la temporada, y el experimento vivido en Anoeta, donde el canterano acompañó a Trochowski, no surtió efecto. Mientras, el croata, con un estado de forma lejos de aconsejar que ejerza de jugador defensivo, también entra en la terna, aunque sería extraño.