Sergio Sánchez recibió ayer el OK: «Puede entrenarse como uno más»

Por  0:30 h.

Sergio Sánchez puede ser uno más en los entrenamientosSergio Sánchez durmió anoche sintiéndose de nuevo futbolista. Y lo hizo, aunque aún falta la confirmación oficial, tras saber que los distintos cardiólogos que revisaron la documentación llevada por Juan Ribas a Barcelona confirmaron que la mejoría del corazón era evidente y que, por lo tanto, podría obtener el alta médica. El jefe de los servicios médicos, con la ergometría realizada al jugador el pasado lunes debajo del brazo, se presentó en la Ciudad Condal, aprovechando que se están celebrando unas jornadas sobre cardiología con la presencia de los más prestigiosos médicos, para conocer, con total exactitud, sus opiniones en el «informe Sergio Sánchez». El Sevilla confía en que las distintas opiniones vertidas por los cirujanos sean recogidas por escrito en las próximas horas y poder así hacer oficial la vuelta a los terrenos de juego del lateral. Sin embargo, el cardiólogo Arturo Evangelista, que ha sido la persona que ha llevado personalmente el caso —el mismo que hace nueve meses le dijo que no podía jugar al fútbol— avanzó ayer a ABC la buena noticia. «Hemos creído conveniente que Sergio Sánchez pase ya a entrenarse como uno más, con ejercicios sin limitaciones. Varios de los cardiólogos que han acudido como conferenciantes han analizado también las pruebas y todos hemos coincidido en lo mismo. Él se tiene que olvidar del corazón para entrenarse como un futbolista más; nosotros somos los que estaremos al tanto de que todo vaya bien», declaró Evangelista.

Mientras tanto, el jugador, ilusionado, prefiere no ponerse plazos para su vuelta al fútbol. Fuentes consultadas explicaron que lo ideal es que pudiera volver a ponerse la camiseta del Sevilla a partir de diciembre, y tras realizar dos meses de entrenamientos de menor a mayor intensidad. Los objetivos, ahora, son (siempre controlados por los servicios médicos) mejorar la capacidad pulmonar y bajar de peso. El futbolista pesa actualmente 83 kilos, por lo que debe perder cinco para volver a tener el mismo peso que cuando competía.ABC se puso en contacto con el futbolista para conocer sus sensaciones, aunque éste prefirió esperar unos días más para certificarlo todo. «Yo lo que sé es que todas las pruebas han salido muy bien. Hay que esperar unos días…», apuntó el futbolista sin querer entrar en más detalles.

El de Mataró lleva nueve meses esperando esta noticia y prefiere ser cauto en todos los sentidos, conocedor de que cualquier palabra suya podría provocar confusión. Empezó el año con la cabeza agachada tras recibir el mazazo más duro de su carrera y lo terminará, si todo sigue igual de bien, con el corazón fuerte, levantando la mirada en un terreno de juego para brindarle su primer partido al desaparecido Dani Jarque. «Sueño con poder dedicarle mi primer encuentro a mi amigo…», llegó a señalar hace unos meses a este periódico en una entrevista. Ahora lo tiene más cerca que nunca. Lo ha dicho Arturo Evangelista, de los que más sabe de esto.