Las ventas cuadran las cuentas… de momento

Por  21:05 h.

Desde que en el pasado mes de enero el Sevilla comenzara a perfilar un nuevo proyecto con las incorporaciones de Medel y Rakitic, la secretaría técnica ha centrado sus esfuerzos en aligerar la plantilla. Primero en ese mismo mercado invernal con las ventas de Konko al Génova, que la entidad cifró en seis millones, y luego con la salida de Luis Fabiano, que dejó un beneficio neto de poco más de medio millón de euros, toda vez que el Sevilla tuvo que pagar previamente a la empresa RIO siete millones para hacerse con la propiedad del brasileño.

Ya con la temporada finalizada se cerraron el traspaso de Zokora al Trabzonspor (5,5 millones) y la desvinculación de Renato, con el consiguiente ahorro de su ficha, mientras que Dragutinovic abandonaba la entidad tras finalizar su contrato.
El siguiente en partir de la escuadra hispalense será Sergio Sánchez, cuya marcha al Málaga reportará a las arcas sevillistas otros dos millones de euros. El acuerdo entre el catalán y el Málaga es total y el central podría acudir hoy mismo al Ramón Sánchez-Pizjuán para acelerar su marcha después de dos temporadas marcadas por la afección cardíaca que le mantuvo alejado de los terrenos de juego durante un tiempo.
Con este último traspaso, la escuadra nervionense habrá ingresado en 2011 un total de 14 millones de euros en concepto de traspaso, si bien es cierto que en todos ellos la entidad de Eduardo Dato ha visto cómo se devaluaban sus futbolistas, en parte por su bajo rendimiento y en parte por la tendencia del mercado futbolístico.
De esta última circunstancia han sabido sacar provecho en la planta noble de Nervión para contratar jugadores como Medel o Rakitic, cuyo valor a día de hoy puede asegurarse que es mayor que el que el Sevilla pagó por ellos. Y es que el equipo blanquirrojo ha gastado en lo que va de año en fichajes 14 millones, lo que deja las cuentas prácticamente equilibradas. Medel (2,5), Rakitic (1,5), Manu del Moral (4,4) y Coke (1,7), Cáceres (3) y Trochowski (libre) han arribado a un precio de mercado muy ajustado, lo que ha permitido cuadrar las cuentas… hasta el momento. Y es que todavía faltan por concretarse dos incorporaciones más, la de un central y un delantero, que seguramente acabarán por decantar la balanza del lado de las adquisiciones. La continuidad de Kanouté ha rebajado las urgencias a la hora de hacerse con un punta que complemente a Negredo, Manu y el malí. Sin embargo, la contratación del central se está convirtiendo en un quebradero de cabeza. La lista que se maneja es tan grande, con Coloccini, Navas o Cuéllar, como difícil es concretar alguno de los nombres que más convencen en Nervión, por más que el gaditano asegure que «no hay urgencias».

Alfaro y Romaric, para hacer caja

Del resto de futbolistas transferibles que hay en la plantilla tan sólo dos parece que puedan reportar cantidades significativas a las arcas del Sevilla: Alejandro Alfaro y Ndri Romaric. Por el canterano se esperan ofertas, mientras que por el costamarfileño el Sevilla confía en encontrar un equipo que acceda a pagar los tres millones que la escuadra nervionense solicita por el centrocampista. El resto de descartes es difícil que se marchen traspasados. Algunos, como Rodri o Cala, podrían salir cedidos, mientras que la solución más lógica para el resto de jugadores —Prieto, De Mul, Koné o José Carlos— es la desvinculación. Otros jugadores con pocas opciones de disfrutar de minutos con continuidad, como es el caso de Acosta, tendrán una nueva oportunidad para demostrar que pueden tener un sitio en el Sevilla o al menos para recuperar parte de la inversión que en su día realizó la entidad por hacerse con sus servicios.

Redacción

Redacción