Tras un mes sin fichajes el club se centra en Spahic

Por  19:51 h.

Sevilla FC: Spahic puede ser el central que busca MarcelinoCuando llega el verano y el balón deja de rodar por un corto período, el seguidor futbolero ansía saciar sus ganas de fútbol con las novedades que presentará su equipo, los nuevos inquilinos de un vestuario que debe alimentar las ganas de éxitos del simpatizante. Los nombres se suceden uno tras otro, algunos con más acierto y varios con menos, pero el aficionado se ilusiona con los nuevos fichajes, las caras diferentes que su club presenta.

En este sentido, el Sevilla arrancó con los fichajes de Piotr Trochowski y Manu del Moral, un centrocampista y un delantero, con los que ir rejuveneciendo una plantilla y un proyecto en renovación. El siguiente en caer fue el lateral rayista Coke, cuya oficialidad se retrasara por la situación convulsa que vivía el club madrileño. Y ése fue el último en llegar.

Ha transcurrido un mes desde que el club sevillista hiciera oficial la incorporación del defensa, amigo de su nuevo compañero Negredo. Desde entonces no ha vuelto a haber noticias sobre nuevos miembros de la plantilla sevillista. Nombres que ha estado estudiando, y que sigue haciéndolo, el club de Nervión sí aparecen en el papel, pero lo cierto es que la dirección deportiva, en consonancia con el técnico Marcelino García Toral, ha decidido proceder con pausa y con calma en el mercado a la hora de afrontar las que serán las dos últimas incorporaciones del primer equipo: un defensa central contundente y experimentado, y un delantero rápido y hábil.

En este sentido, las últimas informaciones apuntan que el club de Nervión negocia con el Montpellier el fichaje del central bosnio Emir Spahic, de 30 años. Se trata de un jugador polivalente, con cierta salida de balón y un catalogado como muy duro —ha sido fuertemente castigado este último año con doce partidos por dos codazos—. La intención del Sevilla es cerrar el fichaje en las próximas horas, aunque fuentes del club aseguraron a este periódico que no existe ninguna prisa en este sentido.

De hecho, el propio presidente de la entidad desvelaba en una entrevista con este periódico que Marcelino le había dejado claro a Monchi que la llegada del central no le corría ninguna prisa, que podía apurar hasta el final del mercado, a finales de agosto. Y es que la dirección deportiva entiende de igual manera que ha de esperar a las oportunidades que el mercado puede ofrecer en los meses de julio y agosto, cuando todo se empiece a mover con mayor velocidad. No en vano, el único club que está animando este período estival de incorporaciones es el Málaga, gracias a los inagotables petrodólares del jeque Abdullah Bin-Nasser Al-Thani.

Prioridad a las salidas

Lo ideal sería que Marcelino pudiera empezar a trabajar con su plantilla al completo desde el primer stage de pretemporada en Costa Rica, pero no es menos cierto que esta circunstancia raramente se da. Ahora lo prioritario está en las salidas de los jugadores, puesto que el técnico asturiano quiere tener una plantilla corta y el club desea quitarse costosas fichas como las de Koné o Romaric. La salida del primero no parece tan fácil, por los emolumentos del marfileño y el período de lesiones que ha atravesado en su rodilla estos dos últimos años. Romaric sí tiene más cartel, aunque aún no ha llegado el equipo que alcance los cinco millones que el Sevilla pide por él. El desarrollo de la Copa América, que está disputando en Argentina desde el 1 de julio, tiene el mercado algo estancado. El clásico efecto dominó que suele acompañar a un carrusel de contrataciones se producirá cuando los grandes de Europa muevan ficha. Las contrataciones de Cesc, Neymar, Hazard (del Lille) o Agüero producirían un movimiento de millones de euros que podría propiciar que clubes franceses se lanzasen, por ejemplo, a por Romaric, con buen cartel en el país galo, y ese dinero facilitara la llegada de alguno de los fichajes pendientes.