Navas, Pizarro, Lenglet, Nzonzi y Kjaer, en el entrenamiento de ayer (Juan Flores)
Navas, Pizarro, Lenglet, Nzonzi y Kjaer, en el entrenamiento de ayer (Juan Flores)

Sevilla-Bayern de Múnich: la historia se vive hoy

El equipo de Montella se agarra a la fuerza de Nervión para tratar de dañar al conjunto alemán en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones

Por  3:55 h.
Sevilla
0
Bayern de Múnich
0
Sergio Rico, Navas, Kjaer, Lenglet, Escudero, Pizarro, Nzonzi, Sarabia, Vázquez, Correa y Ben Yedder.
Ulreich, Kimmich, Boateng, Hummels, Alaba, Javi Martínez, Vidal, Thiago, Müller, Ribery y Lewandowski.
Daniele Orsato (Italia).
Ramón Sánchez-Pizjuán

Seguramente, no serán muchos los que lean estas líneas que hayan visto hace 60 años, el 23 de enero (ida) y el 22 de febrero (vuelta) de 1958, la primera y última vez que el Sevilla jugó los cuartos de final de la máxima competición continental. El recuerdo queda sólo para los elegidos. Desde entonces, y si bien es cierto que en el siglo XXI el equipo sevillista ha conseguido auparse entre los más grandes, jamás lo volvió a hacer. Hoy es el día. Lo intentó hasta en tres ocasiones cuando era favorito, ya fuera ante el Fenerbahçe, CSKA de Moscú y Leicester. Pero tuvo que ser ante el equipo más rico del mundo, el Manchester United, hace apenas unas semanas, justo cuando el mundo del fútbol apostaba por el cuadro de Mourinho, cuando se metió por segunda vez en su historia en unos cuartos de la Copa de Europa/Liga de Campeones.

Hoy pasa algo parecido. O, incluso, hasta con más claridad. Sólo hace falta echar un vistazo a las casas de apuestas para cerciorarse de que son pocos los que creen en el Sevilla. Y eso, conociendo la historia reciente del equipo nervionense, no es nada malo… Hoy es el día: 3 de abril de 2018. Y también, al igual que la fecha de la vuelta, el 11 de abril, quedará para siempre marcado en la historia de la entidad. Pase lo que pase, hoy se vive la historia. Y el sevillismo, acostumbrado a lidiar y pelear en mil batallas, lo sabe. Quizás ese, el apoyo constante del hincha y la comunión jugadores-afición, puede ser básico para soñar con hacer la gesta. Porque enfrente tendrá el Sevilla esta noche a un equipo campeón, un conjunto en el que sus jugadores comprenden que cuando se ponen su camiseta se gana siempre, se empata muy pocas veces y se pierde casi nunca. En lo que lleva de temporada, y tras la disputa de 40 partidos, sólo en cuatro ocasiones ha caído derrotado el Bayern de Múnich, en todas, lejos del Allianz Arena. ¿Por qué no, Sevilla? ¿Y si suena la flauta y acompaña con su melodía el Himno del Centenario? Lo dijo Thiago: en el Sánchez-Pizjuán hay algo místico. En el estadio del Sevilla se crece hasta el que pone los perritos calientes cuando sabe que hay algo que puede marcar para siempre su historia. Y también su vida. Hoy es un día de esos.

El mundo mira al Sánchez-Pizjuán y tiene el cuadro de Montella la ocasión de volver a decirle que en el sur de Europa hay quien con ilusión y esfuerzo quiere seguir codeándose con los más grandes del mundo. El no ya lo tiene. Caer en los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich es comprensible. Pero, ¿y si el Sevilla rompe con la lógica? Ya lo hizo en otras ocasiones. En el 2006, precisamente ante un cuadro alemán, el siempre recordado y cariñoso equipo alemán Schalke 04, el sevillismo inició un camino nuevo, de exploración, y cautivó a los que, como ellos, estaban acostumbrados a vivir en tierra de nadie. Ganó con el gol de Puerta en el minuto 100 al Schalke y todo lo que vino después fueron proezas. El fútbol, como la vida, está para exprimirlo. Es pasión. Como la que marca Montella en cada eliminatoria que lleva con el Sevilla. Por ahora ha hecho pleno. Comenzó con el Cádiz; después, el Atlético, en una ronda que supuso mucho para el vestuario para creer; y por último, y también en la Copa del Rey, frente a un Leganés que venía de eliminar al Real Madrid. También la eliminatoria ante el Manchester United está en la agenda de éxitos Montella. Cuatro de cuatro y, como ya indicara en la rueda de prensa oficial previa al encuentro el técnico italiano, la oportunidad de seguir haciendo historia.

Para ello, y con la baja de Banega por lesión, Montella pensaba ayer darle la titularidad a Pizarro para que acompañara a Nzonzi. Por el centro del campo puede pasar el partido. A los dos equipos les gusta tener el balón y en buena medida lo que ocurra arriba y abajo dependerá del trabajo de los mediocentros. La nota positiva para el Sevilla es la vuelta de Sarabia. La banda derecha será suya junto con Navas. También atrás podría haber más novedades pues Kjaer podría seguir ocupando la posición de central en detrimento de Mercado. Arriba, por contra, el gran protagonista del duelo de Manchester, Ben Yedder, suma enteros para ser titular. El francés es el segundo máximo goleador de la Liga de Campeones en esta temporada con ocho tantos y sin duda supone el mayor peligro en ataque para un Bayern de Múnich que llega a Sevilla con la idea de marcar.

 

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@GuilleDianez Hola, Guille. Te sigo. Dime - 3 horas ago