El sentido común como norma

Por  8:50 h.

No tendría por qué destacarse que Sevilla y Betis tengan buenas relaciones, pero después de lo que se ha vivido en esta ciudad, sobre todo en los últimos años, es más que significativo el trato que ambas entidades están teniendo de un tiempo hacia acá. La cordialidad fue la nota predominante en el derbi de ida, donde no sólo no hubo ni una palabra más alta que la otra, sino que todas las declaraciones hacia el rival fueron con el máximo de los respetos. Encabezaron esa actitud José María del Nido y Miguel Guillén como presidentes y cabezas representativas, pero también la llevaron a cabo entrenadores, jugadores y la afición. Se pudo disfrutar de una fiesta en la que, por fin, lo único trascendente fue lo que ocurrió sobre el campo durante los 90 minutos que duró partido, algo que, desgraciadamente, hacía demasiado que no ocurría.

Para este derbi de vuelta no ha habido tantos actos como en la ida, pero las pocas palabras referidas al eterno rival han continuado en la misma línea. Antes de hoy no se han podido ver muchas fotos conjuntas; de hecho, no se esperaba que los dos equipos se juntaran en ningún lugar, pero ha sido debido a que el partido es en jornada intersemanal y a que apenas había tiempo para ello, aunque al menos sí almorzarán juntos hoy, día del partido. No tiene trascendencia, porque lo importante es que el ambiente creado en enero no se ha roto hasta la actualidad. Es más, desde entonces, y aunque evidentemente cada club quiere la victoria para sí mismo, sólo se han podido escuchar y leer buenas palabras desde un bando al otro.

Tal es así, que ya sea en actos públicos o de forma privada, los dos presidentes han destacado la facilidad en el trato con su «adversario». Nada que ver con lo que ocurría cuando Manuel Ruiz de Lopera era el que estaba al mando de la entidad verdiblanca, etapa en la que fueron innumerables los encontronazos entre diferentes personas de los dos clubes, algo que se trasladó a la afición y que terminó pagando la ciudad de Sevilla. Con el buen trabajo ya hecho desde el derbi de la primera vuelta, todo el mundo espera que se le dé continuidad a esta forma de actuar, ya que sólo habrá una persona nueva en los dos organigramas. Se trata de Míchel, que se estrena en un derbi como entrenador del Sevilla, aunque el técnico siempre ha tenido halagos para el Betis cuando le han preguntado. Es más, hasta se le ha relacionado en algún momento con la entidad heliopolitana. Y es que, además, en el equipo verdiblanco hay un íntimo amigo suyo como es el caso de Rafael Gordillo, con el cual mantuvo varias bromas recordando el pasado en el único acto en el que han coincidido.

Pepe Mel no se ha quedado atrás y también habló de Míchel, con el que jugó en los escalafones inferiores del Real Madrid: «Nos conocemos desde que tenemos once años. Obviamente, no somos amigos íntimos porque el fútbol te separa, pero sé que él quiere lo mejor para mi familia y yo quiero lo mejor para la suya. Ahora somos rivales y él querrá que yo pierda todos los domingos y yo querré que él pierda todos los partidos, como contra cualquier rival, pero por circunstancias del fútbol. El Sevilla es un equipazo, con grandes jugadores y un buen entrenador. Llevan un último lustro haciéndolo bien; de hecho, tienen mi admiración por cómo han hecho las cosas». Si todo continúa igual en el día de hoy, los únicos protagonistas serán los jugadores en el césped y las aficiones en la grada. De ser así, esperpentos pasados se irán borrando paulatinamente, algo que, sin duda, favorece a todas las partes.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
@carlos_hidalgo2 Y eso que tú no eres muy de ver series... - 14 horas ago