Todos los caminos pasan por Granada

Por  19:37 h.

Sevilla: Negredo volverá a ser titularDecía el peculiar Jorge Valdano que el fútbol es un estado de ánimo y que los resultados podrían llegar o no dependiendo del estado moral y emocional de los jugadores; que, en el deporte, como en la vida misma, el éxito dependía de muchas circunstancias, poco tangibles algunas y otras bastantes evidentes, caso de la calidad, actitud y ambición. Y estas, a grandes rasgos, deben ser las cualidades y armas con las que el Sevilla deba presentarse ante sus rivales en las diez últimas jornadas si quiere «salvar» la temporada. Al menos, esa es la lectura repetitiva y constante del entrenador, Míchel, sabedor de que sus jugadores pueden dar mucho más.

Pero vamos por partes. Mucho se ha hablado del empobrecimiento de una plantilla que, ni por asomo, se parece a la que ganó los títulos. Resultaría ridículo y contraproducente asegurar lo contrario. Pero también parece irrisorio decir que este equipo no tiene efectivos suficientes para lograr una plaza en una competición europea, más aún cuando conjuntos como el Osasuna, el Rayo, o el Getafe están por encima. Por ello, y con el firme convencimiento que tiene Míchel de que existe materia prima para lograr el objetivo, salen a escena la actitud y la ambición… ¿Tiene hambre la plantilla del Sevilla? ¿Lo dan todo sus jugadores? ¿Conforman un equipo? Parece, al menos, que algunas dudas existen al respecto. Primero fue Marcelino el que dejó esta reflexión y ahora, con Míchel, se repite en algunos partidos la misma lectura. Si no, no se entiende cómo en El Molinón se tiró a la basura la primera parte o cómo en los primeros 25 minutos ante el Racing se demuestra que es capaz de asfixiar al rival y como luego se decide dar un paso atrás viendo que la superioridad era notable. Y este debe ser un diagnóstico claro de lo que le sucede al equipo blanco.

Por ello, Granada no debe ser hoy la ciudad en la que se juegue un simple partido regional ante un equipo recién ascendido a la máxima categoría. Con esta reflexión, a buen seguro, los jugadores sevillistas se equivocarían. Granada, por el contrario, debe ser el lugar en el que el conjunto de Míchel decidió convencerse de que lograr el objetivo era posible.

Con la baja de Diego Perotti, que fue titular en el último encuentro, todo hace indicar que el utrerano José Antonio Reyes volverá al equipo. Así, parece que Míchel repetirá el mismo equipo que el pasado jueves con la salvedad del canterano. El técnico acabó muy contento el duelo ante el Racing y podría darle de nuevo la manija del juego a Trochowski.

El Granada, por su parte, afronta el encuentro con la meta de lograr un triunfo que le permita mantener o aumentar la renta de puntos que tiene sobre la zona de descenso.
El equipo dirigido por Abel Resino debe disputar después dos partidos seguidos como visitante, en Santander y Mallorca, por lo que se toma la visita del Sevilla como una auténtica final en su fortín de Los Cármenes. Resino cuenta con las bajas del defensa senegalés Pape Diakhaté, del centrocampista Hassan Yebda, ambos lesionados, y del portugués Martins, que está sancionado.

Granada: Roberto; Nyom, Siqueira, Íñigo López, Borja Gómez; Moisés, Mikel Rico; Abel Gómez, Franco Jara, Dani Benítez; y Uche.
Sevilla: Palop; Coke, Fazio, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Medel, Trochowski, Reyes; Del Moral y Negredo.
Árbitro: César Muñiz Fernández (Colegio Asturiano).
Estadio: Los Cármenes.
Hora: 21.00 (C+L2, GTV).

Redacción

Redacción