Los campeones de Copa, una cantera con todo el derecho a seguir soñando

Por  0:35 h.

Sevilla: Hugo, Ramón Tejada y Cala posan con la Copa del Rey Un año «increíble», «impresionante», «formidable»… Son algunos de los calificativos que los jugadores del Sevilla juvenil hacen de una campaña casi perfecta en todos los sentidos. La guinda del pastel fue la Copa del Rey, en la que los hispalenses vencieron en la final al Barcelona. Antes, el filial se había proclamado campeón liguero de su grupo a seis jornadas para la conclusión. Todo un hito. Una exhibición de talentos y fútbol. La cantera nervionense parece no gastarse nunca. Su hegemonía se remonta a los tiempos de Marchena —miembro del último juvenil sevillista campeón de Copa, hace once años—, Reyes, Navas, Capel, Sergio Ramos, Puerta… Es un pozo sin fin.

La nueva generación tiene como nombres propios futbolistas como Cala (que hará la pretemporada con el primer equipo), Ríos, un fenómeno con la zurda y tirando faltas, Nene, Juan Martín, Bernardo… y un hombre que se está labrando una carrera formidable: el entrenador Ramón Tejada. «La Copa ha sido el mayor éxito en estos quince años como entrenador y como preparador de la cantera. El técnico es un justo premio a un gran trabajo de todo el equipo. Estos títulos conllevan que te valoren como entrenador de cantera y preparador de los chavales». Es contundente, y no se olvida de sus ayudantes, Ramón Quintana y Enrique Arroyo. Considera que son un pilar básico en los triunfos del equipo. «Todo ello se debe a un trabajo mental de mis ayudantes impresionante. Son unas grandísimas personas y el año que viene continuarán conmigo. Seguiremos siendo un equipo», añadió.

Y es que Tejada es un hombre que se ha hecho querer. Todos los jugadores están a muerte con él y se desprende de sus palabras un cariño hacia el técnico que supera los límites de lo profesional. «Nos ha hecho sentirnos a todos muy valorados, tanto a titulares como a suplentes», decía el portero Juan Martín. Y no es el único que piensa así. Ríos se alegraba especialmente por él tras la consecución de la Copa. «Nos ha enseñado a trabajar con humildad para ganar. Me alegro por él porque también ha sido una gran recompensa a su trabajo». No es para menos. El técnico se está haciendo un nombre dentro de la escuela nervionense y puede estar llamado a ocupar banquillos de categorías superiores, aunque por el momento se siente cómodo con los juveniles. «Jiménez entrena al primer equipo, Fermín Galeote está haciendo un buen trabajo con el Sevilla Atlético y Diego Rodríguez tiene un currículum extenso como futbolista y será un entrenador de categoría para el Sevilla C. Lógicamente, yo tengo mis ambiciones y mis motivaciones de cara al futuro, pero por ahora estoy contento donde estoy».

Trampolín hacia el éxito

La categoría juvenil es un puente que todos los futbolistas tienen que cruzar para llegar a las metas del sueño. Ramón Tejada ha creado un núcleo de trabajo en el que está convencido de que se cruzará ese puente a toda velocidad, porque muchos se sienten llamados a ser grandes. «Es obvio que no podrán llegar todos, con suerte podrán llegar tres o cuatro, pero son futbolistas muy preparados. Aguantando un año al menos en el Sevilla C podrán jugar como mínimo en el Sevilla Atlético», comentaba el técnico a ABC. Y los jugadores realmente le creen. Todos están seguros de sus posibilidades y no dudan de que llegarán a palpar la grandeza con las manos. «Estoy trabajando para ello y cuando me quieran dar el “tirón” al primer equipo estaré preparado», comentaba Ríos. Juan Martín se veía igualmente capacitado para dar el salto y no vacila. «De momento yo sigo trabajando para que los que mandan arriba algún día cuenten conmigo. Mi ilusión es el año que viene o el siguiente hacerme con la portería del Sevilla Atlético, o en caso contrario, buscar una salida buena». Sin contemplaciones.

Cantizano, evolución positiva

Manuel Jesús Cantizano, uno de los juveniles triunfadores, pasa ahora por momentos difíciles. El joven tuvo un accidente de tráfico dos días después de la consecución del título copero, precisamente cuando regresaba a casa después de celebrarlo con sus compañeros. El defensa sufrió fracturas bilaterales abiertas de tibia y peroné en ambas piernas y cerrada en el fémur de la diestra. Pero puede contarlo. Todos sus compañeros le han mostrado todo su apoyo en estos difíciles momentos. Saldrá de ésta, pero tendrá que esperar varios meses para volver a jugar al fútbol.